Alexander Zverev: entre la paternidad cercana y una denuncia por violencia de género

LA NACION
·4  min de lectura

El tenista alemán Alexander Zverev, número 7 del ranking mundial, quedó en el ojo del huracán, luego de conocerse, por un lado, que va a ser padre, y luego, por salir a respodner a una denuncia por maltrato que le realizó una exnovia.

Brenda Patea, la modelo de la que se separó en agosto pasado, anunció en las redes sociales que está embarazada, y que el padre es Zverev. "Hay magia en cada comienzo. Éste es un comienzo mágico con una nueva vida en mi corazón. No puedo expresar con palabras lo que se siente estar embarazada, es algo abrumador. Ser madre me llena de alegría y, a la vez, también me asusta un poco. Aquellas que ya han estado embarazadas quizá puedan entenderlo. En las últimas semanas hubo momentos desgarradores y alegres, y luego nuevamente situaciones de incertidumbre porque mi hijo nace en tiempos tormentosos. Pero no importa lo que nos depare... amaré y protegeré a mi hijo hasta el final de mis días. ¡Soy la mamá más feliz del mundo y estoy muy feliz de poder compartir esta felicidad con ustedes!", escribió Patea en su cuenta de Instagram.

Zverev, de 23 años, aceptó la novedad. Pero no fue la única noticia que tuvo como eje al talentoso tenista. Su expareja Olga Sharypova denunció ser víctima de violencia de género por parte del jugador alemán, que viene de conquistar dos torneos en Colonia, incluida una final frente al argentino Diego Schwartzman, el domingo pasado.

A través de un comunicado en su redes sociales, Sasha Zverev escribió: "Los últimos días fueron un gran desafío para mí. Seré padre a los 23 años. Y estoy deseando que llegue el niño. Aunque Brenda y yo ya no estamos juntos, tenemos una buena relación y voy a ejercer mi responsabilidad como padre. Juntos cuidaremos de la pequeña persona que está por venir. Pero no quiero decir más en público sobre este tema privado. Estoy seguro de que Brenda y yo podemos manejarlo sin que se involucre a la prensa". En una entrevista, Patea aseguró que no tiene actualmente contacto con Zverev y no está dispuesta a compartir la custodia de su bebe con el jugador: "Eso para mi está descartado".

De inmediato, Zverev se refirió a la denuncia en su contra. "Luego, hay acusaciones infundadas de mi exnovia Olga Sharypova, que leí en los medios. Me ponen muy triste. Nos conocemos desde que éramos niños y compartimos muchas experiencias juntos. Lamento mucho que haya hecho estas declaraciones. Porque las acusaciones simplemente no son verdad. Tuvimos una relación, pero terminó hace mucho tiempo. Por qué Olga está haciendo estas acusaciones ahora, es algo que desconozco. Realmente espero que los dos encontremos la manera de tratarnos de nuevo de una manera razonable y respetuosa".

Sharypova escribió un post en Instagram en el que denunció recibir malos tratos durante el US Open 2019, torneo en el que estaba junto a Zverev. "Tuve que salir corriendo del hotel descalza. Me paré en una calle de Nueva York y no sabía adónde ir ni qué hacer. Trató de estrangularme con una almohada, me puso la cabeza contra la pared, me retorció los brazos. Hubo un momento en el que temí por mi vida. Esta no fue ni la primera ni la última vez en la que me puso la mano encima durante nuestra relación", denunció la modelo rusa, aun sin mencionar directamente al jugador alemán.

"Fui víctima de violencia doméstica. La primera vez fue al principio de la relación. Tuvimos una pelea y me golpeó la cabeza contra la pared con tanta fuerza que caí sentada. Realmente amaba a esa persona y pensé que eso había sido un error, que lo arreglaríamos juntos y lo dejaríamos en el pasado. Pero lo único que valía la pena olvidar era esa relación", agregó Sharypova.

Tras conocer la declaración de Zverev, la modelo rusa insistió: "Sufrí dos años. Uno de relación destructiva, y otro para recuperarme. Esa es la razón por la que no quiero contar la historia toda de una vez y en un solo día. Eso es lo que conté sobre Nueva York. Y es momento de preguntarle. Si como dicen algunos, "fue una mentira", ¿por qué tuve que salir corriendo de un hotel sin zapatos? (hay evidencia de esto) Si esto era una mentira, ¿por qué hay una foto de mis cosas tiradas fuera de la habitación? Eras muy valiente, así que tené el coraje de responder esto". A pocas semanas de jugar el Masters de Londres para el que ya está clasificado, el número 7 del mundo afronta una situación más que incómoda.