Alexa es un desastre: Amazon pierde 10.000 millones al año por la división dedicada a este asistente

Alexa es, probablemente, el asistente de voz más popular del planeta. Sin embargo, su popularidad no se está traduciendo en beneficios económicos para Amazon, sino más bien en todo lo contrario: la compañía fundada por Jeff Bezos está llevando a cabo los mayores despidos de la historia de la compañía en estos momentos, con un plan para eliminar unos 10.000 puestos de trabajo. Una de las áreas más afectadas es la unidad del asistente de voz Amazon Alexa, que aparentemente está cayendo en desgracia en el gigante del comercio electrónico.

Eso es lo que ha revelado un reportaje de Business Insider, que detalla "la rápida caída del asistente de voz y la división de hardware más grande de Amazon".

Alexa es un desastre: Amazon pierde 10.000 millones al año por la división dedicada a este asistente REUTERS/Rick Wilking
Alexa es un desastre: Amazon pierde 10.000 millones al año por la división dedicada a este asistente REUTERS/Rick Wilking

Alexa existe desde hace 10 años y ha sido un asistente de voz pionero que fue bastante copiado por Google y Apple. Sin embargo, Alexa nunca consiguió crear un flujo de ingresos continuo, por lo que realmente no gana dinero. La división de Alexa forma parte del grupo "Worldwide Digital" junto con Amazon Prime Video, y Business Insider dice que esa división perdió 3.000 millones de dólares sólo en el primer trimestre de 2022, con "la gran mayoría" de las pérdidas atribuidas a Alexa. Eso es aparentemente el doble de las pérdidas de cualquier otra división, y el informe dice que el equipo de hardware está en camino de perder 10 mil millones de dólares este año. Parece que Amazon está cansado de quemar todo ese dinero.

Una división en crisis

Para realizar el reportaje se habló con "una docena de empleados actuales y antiguos del equipo de hardware de la compañía", que describieron "una división en crisis". Casi todos los planes para monetizar Alexa han fracasado, con un ex empleado llamando a Alexa "un fracaso colosal de la imaginación", y "una oportunidad perdida".

Los despidos de este mes son el resultado final de años de intentar darle la vuelta a las cosas. A Alexa se le dio un enorme recorrido en la empresa, cuando supuestamente era el "proyecto favorito" del ex CEO Jeff Bezos. En 2019 tuvo lugar una reunión de crisis de todos los mandos de la compañía para encontrar la forma de monetizar al asistente, pero fue infructuosa. A finales de 2019, Alexa vio una congelación de la contratación, y Bezos comenzó a perder interés en el proyecto alrededor de 2020. Por supuesto, Amazon tiene ahora un CEO completamente nuevo, Andy Jassy, que aparentemente no está tan interesado en proteger a Alexa.

Amazon confirmó el miércoles pasado en un memorando público que la compañía ha comenzado los despidos y las "consolidaciones" en su división. La noticia llegó a través del vicepresidente senior de Dispositivos y Servicios, Dave Limp, cuyo sector incluye a la popular asistente virtual Alexa y al no tan popular robot doméstico Astro, que fue lanzado el año pasado.

"Como saben, seguimos enfrentándonos a un entorno macroeconómico inusual e incierto. A la luz de esto, hemos estado trabajando en los últimos meses para priorizar aún más lo que más importa a nuestros clientes y al negocio. Tras una profunda serie de revisiones, hemos decidido recientemente consolidar algunos equipos y programas. Una de las consecuencias de estas decisiones es que algunas funciones dejarán de ser necesarias", escribió.

Productos vendidos a precio de coste

El informe dice que aunque la línea Echo de Alexa está entre los "artículos más vendidos de Amazon, la mayoría de los dispositivos se vendieron a precio de coste." Un documento interno describió el modelo de negocio diciendo: "Queremos ganar dinero cuando la gente use nuestros dispositivos, no cuando los compren".

Sin embargo, ese plan nunca llegó a materializarse. No es que Alexa reproduzca pausas publicitarias después de que la uses, así que la esperanza era que la gente comprara cosas en Amazon a través de su voz. No mucha gente quiere confiar en una IA para gastar su dinero o comprar un artículo sin ver una foto o leer reseñas. El informe dice que en el cuarto año del experimento de Alexa, "Alexa recibía mil millones de interacciones a la semana, pero la mayoría de esas conversaciones eran órdenes triviales para reproducir música o preguntar por el tiempo". Esas preguntas no son monetizables.

Amazon también intentó asociarse con empresas para las habilidades de Alexa, por lo que un comando de voz podría comprar una pizza de Domino's o llamar a un Uber, y Amazon podría obtener una comisión. El reportaje dice: "Para 2020, el equipo dejó de publicar objetivos de ventas debido a la falta de uso". El equipo también trató de pintar a Alexa como un producto de halo con usuarios que son más propensos a gastar en Amazon, incluso si no están comprando por voz, pero los estudios de esa teoría encontraron que la "contribución financiera" de esos usuarios "a menudo no alcanzó las expectativas".

Más noticias que te pueden interesar: