Alex Jones habla sobre la conspiración del “estado profundo” en juicio de difamación

·6  min de lectura

Alex Jones inició su combativo testimonio en su caso de difamación por sus mentiras en torno a la masacre de Sandy Hook al presentar otra alocada conspiración, esta vez sobre el llamado “estado profundo”.

El teórico de la conspiración de extrema derecha subió al estrado el jueves en su segundo juicio por difamación, en el que los miembros del jurado decidirán cuánto debe pagar en daños a las familias de las víctimas por las mentiras que difundió afirmando que el tiroteo masivo de 2012 fue un “engaño” y que las 26 víctimas de asesinato eran “actores”.

Su aparición en el estrado tuvo un comienzo polémico de inmediato, ya que dijo que no creía que el caso (para brindar un cierre a las familias que habían sido aterrorizadas y acosadas durante años debido a sus mentiras sobre sus seres queridos ya fallecidos) fuera “importante”, sino que era parte de una conspiración del estado profundo.

A los jurados se le mostró un artículo y un vídeo sobre el agente del FBI Bill Aldenberg, uno de los demandantes, que se presentó en el programa Infowars de Jones.

El artículo tiene un título falso: “FBI demanda a Alex Jones para destruir la Primera Enmienda”.

Christopher Mattei, el abogado de las familias de las víctimas, interrogó a Jones sobre esta declaración falsa y le preguntó si entendía que el FBI no lo había demandado.

“Es un agente del FBI y está aquí en ese papel”, respondió Jones.

Mattei preguntó: “¿Es su testimonio que el FBI lo está demandando?”.

Jones respondió con su primera mención de una conspiración del estado profundo menos de una hora después de empezar su testimonio: “Creo que es una situación de estado profundo, sí”.

Luego reconoció que el FBI no lo está demandando “oficialmente”.

El “estado profundo” es una teoría de la conspiración desacreditada impulsada por Donald Trump y los extremistas de derecha, que afirma que existe una red clandestina de élites liberales que controlan el gobierno de los EE.UU.

Jones a menudo promueve la teoría de la conspiración, sin evidencia, en su programa Infowars. El programa de derecha es la misma plataforma utilizada por Jones para difundir sus mentiras sobre la masacre de Sandy Hook.

Mattei preguntó al extremista si cree que el juicio es “importante”.

“Este es un caso importante, ¿no?”, preguntó Mattei.

“No creo que sea un caso”, replicó Jones.

El juez le dijo al teórico de la conspiración de derecha que respondiera solo sí, no o no sé.

Pero Jones continuó adornando sus respuestas cuando se le volvió a hacer la pregunta.

“Creo que esto es histórico”, respondió, a lo que la jueza Barbara Bellis le volvió a pedir que respondiera sí, no o no sé.

En un tenso intercambio, Mattei cuestionó si Jones estaba usando el caso como una “oportunidad de marketing”, y lo confrontó por sus comentarios sobre el juez Bellis y el juicio.

Jones admitió que había llamado al juicio un “tribunal ilegal” y a la jueza una “tirana” desde que comenzó su segundo juicio por difamación el 13 de septiembre.

El teórico de la conspiración derechista le ha faltado el respeto a la jueza Bellis en repetidas ocasiones, tanto en su programa Infowars como durante sus furiosas diatribas expresadas fuera del juzgado durante la última semana.

El martes, se expresó con ira fuera de la corte y calificó a la jueza Bellis de “tirana”.

El tribunal escuchó sobre la conferencia de prensa y se le mostró evidencia de que Jones se había estado burlando de la jueza Bellis y llamando al juicio un “tribunal ilegal” en la misma plataforma que usó para esparcir sus mentiras sobre las 26 víctimas de la masacre de Sandy Hook.

Una captura de pantalla tomada del sitio web de Infowars mostraba una imagen de la jueza Bellis con láseres rojos en lugar de ojos, y la palabra “¡DESACATO!” escrita a través de ella.

En otra imagen del sitio web, se ve a la jueza envuelta en llamas.

La jueza Bellis, a la derecha, envuelta en llamas en una imagen publicada en Infowars (Law & Crime)
La jueza Bellis, a la derecha, envuelta en llamas en una imagen publicada en Infowars (Law & Crime)

Mattei señaló que el sitio web de Jones había creado una página web dedicada a lo que llamó el “tribunal ilegal”, que también incluye un anuncio para la venta de productos.

El interrogatorio directo fue tenso en todo momento. Jones constantemente levantaba las cejas y hacía muecas durante la conversación, y el jurado fue enviado fuera de la sala dos veces durante la primera hora para que la jueza escuchara los problemas de los equipos legales.

Incluso antes de que los miembros del jurado ingresaran a la sala del tribunal, la jueza Bellis advirtió a Jones sobre temas de los que no podía hablar en su testimonio, para evitar “cualquier disgusto” frente al jurado.

Jones aseguró a la jueza que entendía las reglas.

El teórico conspirativo de extrema derecha apareció bajo citación a pedido del equipo legal de las familias de las víctimas.

Jones fue demandado con éxito por las familias de las víctimas del tiroteo masivo de la Escuela Primaria Sandy Hook, sucedido en 2012, en múltiples demandas.

Jones comenzó a emitir afirmaciones falsas casi inmediatamente después de que ocurriera la masacre de 2012 en Newtown, Connecticut, afirmando en su sitio de conspiración que el tiroteo masivo fue “un enorme ardid” y que las víctimas eran “actores”.

Continuó esparciendo sus mentiras entre sus seguidores durante años alegando que era una operación de “bandera falsa”.

Si bien Jones se benefició financieramente de la difusión de sus mentiras, las familias de las víctimas fueron objeto de acoso y amenazas en persona y en línea por parte de sus seguidores durante años.

El miércoles, en la corte, los padres de algunos de los niños pequeños asesinados en el ataque de 2012 dieron un testimonio desconsolador sobre el costo que las acciones de Jones habían tenido en sus vidas.

David Wheeler se echó a llorar cuando contó cómo las mentiras del teórico de la conspiración habían incitado a extraños a aparecer en su puerta exigiendo ver a su hijo Ben, de seis años, uno de los que fue asesinado.

“Alguien vino a la casa y llamó a la puerta. La persona exigió ver a Ben y dijo: ‘Sé que está aquí, sé que está vivo’”, narró Wheeler.

“Sentí que estaba bajo el agua. No sabía dónde era arriba. Tener a alguien diciéndole públicamente al mundo que no sucedió, que eres un fraude y un farsante es increíblemente desorientador”.

Erica Lafferty, la hija de la directora de Sandy Hook, Dawn Hochsprung, quien también murió en la masacre, testificó que se había visto obligada a mudarse cinco veces para tratar de escapar de las amenazas y el acoso.

“Durante 27 años de mi vida, esa mujer fue mi mejor amiga”, expresó Lafferty sobre su madre.

“Para que la gente me diga que ella no existió, ¿cómo dejan que eso suceda?”.

La demanda de Texas fue la primera en ir a juicio el mes pasado.

En ese juicio, Jones admitió que sabía que la masacre de 2012 era real y no un “engaño”, como había afirmado anteriormente.

En aquel caso, se le ordenó pagar US$4,11 millones en daños compensatorios y US$45,2 millones en daños punitivos a Neil Heslin y Scarlett Lewis, los padres de Jesse Lewis, una de las víctimas asesinada a los seis años.

Ahora, los jurados en Connecticut decidirán cuánto debe pagar Jones a esas familias como indemnización.