Cascadia, la zona de EEUU donde esperan un megaterremoto devastador en los próximos 50 años

Hace 322 años se registró un devastador terremoto, de entre 8.7 y 9.2 grados de magnitud, que devastó amplias zonas de la costa noroeste de Estados Unidos y del suroeste de Canadá, desde la isla de Vancouver al norte de California. El tsunami que ese sismo provocó causó, también, severa devastación en esa región y fue tan intenso que dañó también con severidad las costas de Japón, miles de kilómetros del otro lado del Océano Pacífico.

Ese terremoto, acontecido el 26 de enero de 1700, tuvo lugar en la llamada zona de subducción de Cascadia, en el Pacífico noroccidental, una región de tremendo riesgo sísmico pero que no es tan conocida a escala general como, por ejemplo, el área más al sur en la región de la falla de San Andrés, en California.

Un cartel  en Lincoln City, Oregon, alertando de que en caso de terremoto y tsunami se debe evacuar la zona costera y dirigirse a las zonas altas. (Getty Images)
Un cartel en Lincoln City, Oregon, alertando de que en caso de terremoto y tsunami se debe evacuar la zona costera y dirigirse a las zonas altas. (Getty Images)

Así, aunque es imposible predecir cuándo, los expertos consideran que tarde o temprano volverá a registrarse un gran terremoto en la zona de Cascadia, pues hay evidencia de que antes de 1700 tuvieron lugar allí varios sismos de gran magnitud, con un intervalo entre ellos de 500 años. Pero a diferencia del pasado, cuando la zona que va de Vancouver al Norte de California se encontraba escasamente poblada, hoy se alzan allí numerosas ciudades y la población suma millones.

Algunas personas, como comentó Bridget Good en el periódico Salem Statesman Journal, señalan que si se toma en cuenta un periodo de tiempo más amplio, se identifica que en los últimos 10,000 años se han registrado en la zona de Cascadia grandes terremotos cada 223 años en promedio.

Por ello, lo imperativo es que la población de esa amplia región (como la de toda aquella que se ubique en zonas de alto riesgo sísmico) se prepare al máximo posible para poder responder en caso de que se desate un gran terremoto.

Good, quien es parte del Equipo Comunitario de Respuesta ante Emergencias de Salem, Oregon, alerta en su artículo que el próximo gran terremoto “indudablemente abrumará a los servicios locales de emergencia. Caminos y puentes serán muy dañados. La mayoría de los sistemas de comunicación estarán caídos. Se espera que el Valle de Willamette [una amplia franja de 240 kilómetros en Oregon que va de Portland a Eugene] se quedaría sin gas natural por incluso 50 días, 100 días sin electricidad y 400 días sin agua ni drenaje”.

En Neskowin, Oregon, la marea baja descubre un 'bosque fantasma
En Neskowin, Oregon, la marea baja descubre un 'bosque fantasma", restos fosilizados de troncos de árboles, una evidencia de que allí, a causa de un gran terremoto, el suelo del bosque cayó súbitamente por debajo del nivel del mar. (AP)

Por añadidura, es posible que un gran terremoto desate también un gran tsunami, como sucedió en 1700, agravando por ello la magnitud del potencial desastre en la zona.

La ayuda desde fuera de la región, añade Good, tardará tiempo en llegar en caso de emergencia, por lo que la población local deberá arreglarse inicialmente, y por un periodo difícil de establecer, con sus propios recursos en caso de un terremoto que cause un desastre mayor.

No hay modo de saber cuándo se registrará ese gran terremoto, pero un estudio del gobierno del estado de Washington calcula que existe entre 10% y 17% de posibilidad de que se registre uno en la zona de Cascadia en los próximos 50 años.

Y, según ese estudio, además de la destrucción provocada por el sismo en sí, el posible tsunami desatado por ese gran terremoto alcanzaría algunos puntos de la costa incluso dentro de los primeros 10 minutos tras el sismo, y muchas otras localidades costeras en un plazo de media hora. Las inundaciones en zonas de la playa en las regiones afectadas podrían alcanzar 20 y hasta 35 metros de profundidad.

La planeación es por todo ello clave y las autoridades de las zonas que podrían sufrir por un eventual terremoto en la zona de Cascadia realizan campañas para informar y motivar a la población a prepararse ante una posible emergencia.

Una herramienta clave es el sistema de alerta MyShake, una aplicación para teléfonos celulares diseñada para alertar a la población de que un terremoto ha tenido lugar y de que la sacudida es inminente. Esa señal puede llegar unos segundos antes de que se perciba el sismo, pero incluso ese pequeño lapso de tiempo puede permitir que las personas se protejan en lo posible. Ese app ofrece ya servicio en California, Oregon y el estado de Washington.

Y el Servicio Geológico de Estados Unidos también cuenta con un sistema de alerta sísmica, denominada ShakeAlert, que difunde información sobre terremotos vía redes sociales y celulares.

A escala comunitaria, señalan las autoridades de Oregon, es importante que para prepararse ante un posible desastre se cuente con lámparas y baterías, botiquín de primeros auxilios, agua, radio y herramientas, un extinguidor y alimentos no perecederos. Y es conveniente que las familias hagan un plan para, en caso de estar separadas en el momento del terremoto, sepan hacia dónde dirigirse para reunirse en un lugar seguro después del sismo.

TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO | Terremoto de Valdivia: cómo fue el mayor sismo registrado en la historia