La UE en Cuba expresa su preocupación por el artista en huelga de hambre hospitalizado

Agencia EFE
·2  min de lectura

La Habana, 3 may (EFE).- La Delegación de la Unión Europea en Cuba expresó su "preocupación" por la huelga de hambre y sed declarada la semana pasada por el artista y disidente Luis Manuel Otero Alcántara, que finalmente fue ingresado el domingo en un hospital de La Habana.

"La Unión Europea y todos sus Estados miembros hemos seguido con preocupación la huelga de hambre y sed de Luis Manuel Otero Alcántara", indicó la legación diplomática europea en un breve comunicado difundido en redes sociales a última hora del domingo.

El organismo que representa los intereses de la UE en La Habana deseó que el activista de 33 años "recupere pronto su salud y pueda disfrutar de sus derechos como ciudadano y como artista".

La representación de la UE en La Habana fue foco de polémica en marzo cuando su jefe de misión, el embajador Alberto Navarro, recibió una advertencia del alto representante comunitario para la Política Exterior, Josep Borrell, por haber declarado que no hay una dictadura en Cuba y firmado una petición para exigir el fin del embargo de EE.UU.

En esta ocasión el organismo se ha posicionado días después de que el Parlamento Europeo (PE) se pronunciara el pasado viernes desde Bruselas, cuando Otero Alcántara -líder del Movimiento San Isidro- aún permanecía declarado en huelga de hambre y sed.

La presidenta del subcomité de Derechos Humanos del PE, María Arena, pidió entonces al Gobierno de Cuba garantizar la salud y la vida del disidente y cesar "la intimidación y acoso al Movimiento San Isidro y a otros manifestantes pacíficos".

Otero Alcántara fue trasladado el domingo al hospital por autoridades cubanas, que aseguraron que se encuentra en buenas condiciones y le acusaron de haber mentido sobre su huelga de hambre y sed.

Todo comenzó hace dos semanas, cuando las fuerzas de seguridad cubanas allanaron su vivienda, destruyeron más de una decena de obras que exhibía y se lo llevaron detenido.

Tras denunciar arrestos e intimidaciones en el calabozo los diez días siguientes, se declaró en huelga de hambre y sed para exigir una indemnización por las obras destruidas y una disculpa pública, así como la retirada del cerco policial en su barrio y la cámara de vigilancia instalada frente a su puerta.

Otras instituciones y organizaciones han manifestado su preocupación los pasados días, entre ellas el Departamento de Estado de EE.UU., Human Rights Watch (HRW) o Amnistía Internacional (AI).

Las autoridades cubanas, por su parte, consideran que tanto Otero Alcántara como otros opositores son "mercenarios" que trabajan a sueldo de la CIA u otras entidades de EE.UU. para realizar actividades subversivas contra el sistema socialista vigente.

(c) Agencia EFE