Alertan por ambulantaje desbordado en Toluca

·3  min de lectura

TOLUCA, Méx., septiembre 3 (EL UNIVERSAL).- El centro de Toluca está desbordado y podría convertirse en un caos si la autoridad no asume la responsabilidad de retirar el comercio ambulante, consideró la presidenta del Patronato Pro Centro Histórico, Verónica Valdés González.

Dijo que, aun con el compromiso de limpiar las calles de negocios irregulares, las autoridades locales permiten la instalación de plazas para el comercio de productos presuntamente artesanales, que no son sino otra forma de ambulantaje, pues ofertan productos que son competencia desleal para los locatarios que pagan hasta 35 mil pesos de renta mensual.

Dijo que sobre las calles del primer cuadro se observan puestos de etiquetas, aditamentos para celulares, cobijas, chamarras, blusas bordadas, comida, mochilas, juguetes y todo tipo de mercancía, sin que la autoridad los retire.

Comentó que desde el principio de 2022 el gobierno local permitió el establecimiento de plazas con venta de productos artesanales, en donde se pueden encontrar desde joyería, muñecos, alimentos como tortas de aguacate, incluso mermeladas, y hasta bebidas alcohólicas, que muchas veces se consumen en el lugar.

La venta de alcohol, dijo, es en un local ubicado en la ex-Concha Acústica, sobre la calle de Hidalgo, al que pueden acceder las personas sin problema y quienes compran las botellas de mezcal o licores de café, pero las pueden consumir sin problema: "Eso cualquiera lo puede ver, todos pueden acceder a ello, porque está en Los Portales".

En entrevista, agregó que la pandemia y la inflación son un combo que impactó en las ventas de locatarios formales, derivando en el cierre de negocios antiguos y que el panorama en algunas calles del primer cuadro es lúgubre, pues antes de la pandemia no había cortinas cerradas y ahora es una constante.

"Nosotros no estamos en contra de que exista un comercio ambulante, somos una sociedad afecta a los tianguis, pero pedimos que sea regulado y legal, entendemos la necesidad económica después de la pandemia. Que haya plazas donde se regule la actividad; sólo para ejemplificar, el 10 de mayo, debido a estas ferias artesanales, las ventas bajaron hasta 80%", expuso.

Señaló que había calles en las que nunca se habían encontrado cortinas cerradas, pero que debido a los altos costos de renta, el alza en insumos y la incapacidad para mantener los salarios de los empleados, cerraron.

A la par, refirió que la plaza González Arratia, cerrada por el ayuntamiento de Toluca en enero por fallas estructurales debido a la humedad que se filtró en las columnas, fue reabierta hace 15 días, sin que le hayan realizado las adecuaciones que mencionó el alcalde Raymundo Martínez a principio del año y que con su apertura podría convertirse en otro espacio más para el establecimiento de ambulantes.

Refirió que viene la época más importante en ventas, pues el mes de septiembre supone una serie de festividades que permite incrementar la afluencia hacia el primer cuadro de la capital mexiquense, y podría quedar la plaza a disposición del ambulantaje.

Señaló que la pérdida económica a causa del fenómeno ambulantaje es fuerte, tanto que en el mes de mayo no se alcanzaron las expectativas por este motivo y por la situación económica, y sí afecta.

Aunque afirmó que por el momento no se puede decir que el centro de la ciudad sea un caos, piden a la autoridad local que se haga cargo de poner en orden el comercio, pues "apelamos a que sea bajo un esquema formal".