Alerta en Mendoza: una niña aspiró purpurina y está internada en el hospital Notti

·3  min de lectura
La pequeña tiene menos de dos años y continúa internada en una Unidad de Terapia Intensiva
La pequeña tiene menos de dos años y continúa internada en una Unidad de Terapia Intensiva

MENDOZA.- Un nuevo caso de accidente doméstico conmociona a los mendocinos y llama a tomar mayor conciencia: una niña aspiró purpurina y se encuentra internada en el hospital pediátrico Humberto Notti.

La menor, de 22 meses, oriunda del Valle de Uco, fue hospitalizada la semana pasada en un centro local con un severo cuadro respiratorio para luego ser trasladada en los últimos días a la capital provincial donde fue intervenida quirúrgicamente . Los profesionales piden a la población prestar atención a la manipulación que hacen los chicos de estos peligrosos artículos, a pesar de que su venta está prohibida por ley a menores de edad.

De acuerdo con fuentes del principal centro sanitario infantil de la región a las que accedió LA NACION, la pequeña se encuentra “internada en terapia intensiva, sin respirador, y estable”. Asimismo, desde el hospital indicaron que esperan que evolucione favorablemente en las próximas horas para poder pasar a sala común.

Tras aspirar el nocivo producto, la niña fue llevada de urgencia al hospital Antonio Scaravelli de la comuna de Tunuyán donde fue intubada y estabilizada pero se dispuso trasladarla al efector pediátrico de Guaymallén por la gravedad que revestía el cuadro. Así, ya en el Notti, los especialistas ingresaron a la menor al quirófano para practicarle una endoscopía respiratoria, lo que permitió efectuar una limpieza especial de las partículas adheridas en las vías aéreas inferiores y los pulmones. “Cuando la aspiración de purpurina es masiva, es muy peligroso, por eso hay que sacar la mayor cantidad posible. En quirófano estuvimos casi una hora, aspirando todo lo que pudimos. Sorprendemente, sacamos muchísima purpurina, y en estos casos, de no actuar rápido, el paciente se muere”, indicó a LA NACION, Mauricio Otarola, neumonólogo pediatra, encargado de intervenir a la menor.

Luego de este procedimiento, la pequeña fue alojada en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI), con asistencia respiratoria mecánica. En las últimas horas, pudo ser extubada aunque continúa en esa dependencia hospitalaria, en condición “estable”.

Frente a este escenario, los profesionales llaman a los padres a tomar cartas en el asunto y tener presente el riesgo que significa la manipulación de estos productos en casa. De hecho, ya son varios los casos que se han producido en el país en la última década, con finales trágicos, como el ocurrido en 2014, en Santiago del Estero, con un niño de 7 años que perdió la vida luego de aspirar las pequeñas partículas hechas de metales blancos y plástico. Ese año, Mendoza prohibió la comercialización de purpurina a menores de edad y se erradicó su uso en las escuelas. Sin embargo, en los años siguientes se registraron más hechos resonantes.

Los especialistas advierten, en el caso de la purpurina, que se trata de un material de gran volatilidad lo que permite una inhalación rápida, depositándose en los pulmones y generando bloqueos en el intercambio gaseoso. Así, no se produce el normal acceso del oxígeno, lo que termina provocando una neumonía química. Lo mismo puede ocurrir con otro artículo de consumo masivo: el talco.

En este sentido, en el principal hospital pediátrico de Mendoza se registran al año más de 5 casos de aspiración de estos productos en menores, según contaron los médicos a este diario.

“Es una alegría haber ayudado a la paciente y esperemos que ponto reciba el alta. Es importante tomar conciencia, por más que sean pocos casos. Esto no debería pasarle a ningún chico y menos un desenlace grave a causa de estas sustancias”, expresó el neumonólogo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.