Alerta al consumidor: expertos cuestionan tests de anticuerpos para COVID-19

Agencia EFE

Seattle (WA), 28 abr (KHN vía EFE News).- Después de escuchar durante meses sobre los graves problemas de acceso a las pruebas para diagnosticar COVID-19, con hisopados de nariz o garganta, a los estadounidenses se los ha inundado de informes sobre nuevos y prometedores tests que buscan signos de infección en la sangre.

Hay grandes esperanzas en estas pruebas de anticuerpos, que detectan proteínas que se forman en la sangre como parte de la respuesta inmune del cuerpo a un virus invasor.

Comunidades a lo largo del país han estado desplegando resultados de encuestas serológicas que examinan muestras de sangre de personas a las que no se les ha diagnosticado COVID-19 para ver si, de hecho, tuvieron la infección.

La idea es que si hay marcadores de sangre que pueden detectar cuándo se infectaron, tales pruebas deberían poder decirnos qué tan ampliamente se ha propagado el nuevo coronavirus. E igualmente optimista: esos mismos anticuerpos podrían significar inmunidad a la enfermedad, lo que indica que alguien está a salvo de la reinfección y puede volver a trabajar.

Sin embargo, esas grandes esperanzas se están chocando con los obstáculos de la realidad.

Expertos en enfermedades infecciosas plantean preguntas sobre si estas primeras pruebas, y los estudios que las avalan, son confiables. Y advierten que los gobiernos estatales y locales, así como los individuos, deben ser cautelosos a la hora de cambiar alguna norma en base a una sola investigación.

Con extrema cautela, funcionarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtieron hace pocos días contra los planes de tener "pasaportes de inmunidad", que permitirían a las personas que se han recuperado del coronavirus reanudar viajes y trabajo sin restricciones.

"Actualmente no hay evidencia de que las personas que se hayan recuperado de COVID-19 y tengan anticuerpos estén protegidas de una segunda infección", escribió la agencia en un informe científico.

Incluso antes que la OMS interviniera, otros expertos ya estaban pidiendo moderación en la interpretación de los primeros resultados de la detección de anticuerpos.

"La ciencia se está poniendo al día", dijo la doctora Liise-anne Pirofski, jefa de la división de enfermedades infecciosas de la Escuela de Medicina Albert Einstein y el Sistema de Salud Montefiore. "Nuestra capacidad para hacer una prueba en este momento es mucho mayor que nuestra comprensión de lo que significan esos anticuerpos".

En las últimas semanas, más de 180 centros académicos, hospitales y fabricantes privados notificaron a la Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) que tienen la intención de crear pruebas de serología para COVID-19, dijo la vocera Stephanie Caccomo en un correo electrónico.

En marzo, la FDA facilitó el desarrollo de pruebas como parte de su respuesta de emergencia a la pandemia.

Pero la entidad federal no ha revisado la gran mayoría de las pruebas en el mercado, y su validez, particularmente los análisis de sangre que prometen resultados rápidos en minutos, dijo el doctor Michael Busch, director de Vitalant Research Institute y profesor en la Universidad de California-San Francisco.

"Algunos tienen una sensibilidad muy pobre", dijo. "Podrían pasar por alto a algunas personas infectadas".

Otras pruebas pueden indicar a personas como positivas para COVID-19 cuando no están infectadas. Eso es especialmente cierto en regiones del país con poca propagación del nuevo virus.

Si la prevalencia de una enfermedad es baja, menos del 5%, incluso una prueba precisa arrojaría una gran cantidad de resultados positivos falsos, debido a la forma en que funcionan estas herramientas de detección.

Entonces, si las personas ven anuncios de pruebas de anticuerpos rápidas, que solo requieren un pinchazo en el dedo, en centros de urgencias, deberían pensarlo dos veces.

Por un lado, las pruebas de anticuerpos no se pueden usar para diagnosticar la enfermedad. Los anticuerpos pueden no estar presentes en niveles suficientemente altos para ser detectados en los primeros días de una infección.

Y debido a que hay varios otros coronavirus conocidos, incluidos los que causan el resfriado común, las personas infectadas con esos virus podrían producir anticuerpos que reaccionan de forma cruzada con los producidos en respuesta al nuevo virus.

Los científicos aún saben muy poco sobre si los anticuerpos contra COVID-19 generan una inmunidad tal que podría permitir a las personas sacarse las máscaras y dejar de respetar el distanciamiento social, dijo la doctora Mary Hayden, directora de la división de microbiología clínica en el Centro Médico de la Universidad Rush, en Chicago.

La inmunidad a un virus es un proceso complicado que se desarrolla a lo largo de una a dos semanas, señaló la OMS. El sistema inmune produce anticuerpos en respuesta a una infección. Pero el cuerpo también produce células T que reconocen y eliminan otras células infectadas con el virus, creando lo que se conoce como inmunidad celular.

Esos dos procesos juntos pueden ayudar a una persona a recuperarse y prevenir la reinfección. Pero aún no está claro si se requiere inmunidad celular para impulsar la recuperación y prevenir la infección posterior con COVID-19.

"No sabemos si los anticuerpos detectados son o no protectores", dijo Hayden a periodistas en una llamada organizada por la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América. Por eso, "recomendamos que las personas con anticuerpos no cambien su comportamiento de ninguna manera".

Sin embargo, los científicos sí esperan que los futuros estudios de COVID-19 puedan demostrar una inmunidad que podría durar uno o dos años.

Por JoNel Aleccia

(Esta información fue producida por Kaiser Health News, un programa editorialmente independiente de Ia Kaiser Family Foundation no relacionado con Kaiser Permanente).

Versión original en inglés: https://bit.ly/2KDxAcS

(c) Agencia EFE