Berlín pide restricciones en el ámbito personal para frenar la covid

Agencia EFE
·4  min de lectura

Berlín, 18 dic (EFE).- El Gobierno alemán pidió este viernes extender al ámbito privado la restricción de contactos personales, junto con las medidas de cierre de la vida pública, y advirtió de que, ante las cifras récord de contagios actuales, enero y febrero serán "meses muy duros", pese al inicio de la vacunación.

El ministro de Sanidad, Jens Spahn, dijo que la población tiene que entender que se deberán reducir al máximo esos contactos en la esfera privada después de conocerse que en las últimas 24 horas se registraron en el país 33.777 nuevos contagios con coronavirus y 813 muertos.

"No tiene sentido solo cerrar las escuelas si no aplicamos ninguna restricción de los contactos privados", afirmó Spahn, quien reconoció que esos límites en el ámbito más íntimo son "difíciles".

"Enero y febrero seguirán siendo meses muy duros, también en víctimas mortales", advirtió por su parte el portavoz de la canciller Angela Merkel, Steffen Seibert. Las cifras actuales de contagios son "muy altas" y no se puede contar, por lo demás, con que la "previsible aprobación de la vacuna" a escala europea -la próxima semana- vaya a "resolver todos los problemas.

El portavoz de la canciller consideró, además, que si se hubiera procedido "cuatro semanas antes" a implantar restricciones más severas, "probablemente se hubiera evitado la situación actual". Por entonces, las propuestas de la canciller, partidaria de endurecer las medidas, no fueron respaldadas por los poderes regionales -a los que compete su implementación-, sino que el necesario consenso no se alcanzó hasta ahora.

El miércoles entraron en vigor en Alemania nuevas medidas más restrictivas, que se prolongarán de momento hasta el 10 de enero, y que incluyen el cierre de comercios no esenciales y de escuelas y se suman al cese de actividad en vigor desde principios de noviembre en los sectores del ocio, el deporte, la cultura y la gastronomía.

Se mantiene el límite de cinco personas de dos domicilios en las reuniones privadas -que no incluye en el cálculo a los menores de 14 años- y por Navidad, entre el 24 y el 26 de diciembre, los encuentros podrán ampliarse a cuatro personas más, también de otros hogares.

La recomendación alemana sigue a la conocida este viernes procedente de la Organización Mundial de la Salud, (OMS), cuya oficina regional europea indicó que lo más seguro desde un punto de vista sanitario es no visitar a otros familiares en las fiestas navideñas y quedarse en casa.

La OMS-Europa había aconsejado hace un par de días en un informe el uso de mascarillas en las reuniones familiares navideñas, a la vez que advertía del riesgo de una tercera ola en los primeros meses de 2021.

Preguntado en conferencia de prensa, el ministro Spahn no quiso decir en quién reside la responsabilidad de que Alemania haya registrado en las últimas semanas un incremento constante de los casos de covid-19 mientras que en la primera ola de la pandemia se puso como ejemplo de gestión de la situación.

Sin embargo afirmó que "no hay duda de que la situación en verano era diferente y que una reducción mayor de los contactos hubiera significado una diferencia".

PRIMERO SE VACUNARÁ A LOS MAYORES DE OCHENTA AÑOS

Spahn compareció ante los medios para explicar las prioridades en la distribución de las vacunas, que previsiblemente comenzará el 27 de diciembre y que se administrará en primer lugar a las personas que están en residencias, al personal que los atiende y especialmente a la población de más de 80 años.

El ministro recordó que "uno de cada dos muertos" durante la pandemia en Alemania era mayor de esa edad, por lo que corresponde proteger de manera prioritaria a los que tienen más de 80 años.

Dijo que el decreto firmado hoy sobre la distribución de vacunas se indica que pueden solicitarla "todos los que están en residencias o trabajan en ellas. No hay suficientes vacunas, por lo que tenemos que priorizar, los que tienen más de ochenta años serán vacunados los primeros. Es una cuestión de solidaridad".

Agregó que la primera fase de la campaña de vacunación durará "de uno a dos meses" y que posteriormente se abrirá la oferta para acceder a otras capas de la población; en esa fase inicial se distribuirán en principio entre 11 y 13 millones de vacunas, para una población de unos 83 millones.

El ministro advirtió de que "el invierno será largo, tendremos que vivir con este virus más tiempo, pero habrá más vacunas. Quisiera pedir a todos que afronten esa situación con prudencia".

(c) Agencia EFE