Alemania: los Verdes fueron la gran sorpresa

Elisabetta Piqué

ROMA.- Los Verdes avanzaron en todo Europa, pero el gran batacazo lo dieron en Alemania, el país más poblado del Viejo Continente y por ende con más asientos en el Parlamento Europeo (99).

La coalición de centroderecha de Angela Merkel (CDU-CSU) -liderada por el candidato a la presidencia de la Comisión Europea, Manfred Weber- ganó pírricamente los comicios. Según los primeros resultados obtuvo el 28% de los votos, su mínimo histórico, y un resultado muy inferior al del 35% que había cosechado en 2014.

"No era este nuestro objetivo", comentó la líder de la CDU, Annegret Kramp-Karenbauer, que de todos modos destacó que la agrupación sigue siendo el primer partido del país.

En una votación marcada por una gran afluencia (votó el 60% del electorado, la cifra más alto desde la reunificación del país), los Verdes fueron la gran sorpresa. Con el 20% de los votos, casi duplicaron su apoyo y se convirtieron en el segundo partido del país.

"Es la primera vez que el cambio climático juega un papel así en unas elecciones", afirmó a la cadena ARD Robert Habeck, jefe de la agrupación. "Ahora, debemos poner en marcha [nuestras propuestas] sobre el cambio climático", dijo por su parte la número uno en la lista de los Verdes, Ska Keller.

Los festejos verdes contrastaron con el desastre de los socialdemócratas de la SPD, que cayeron del 27 al 15%, la peor elección de su historia.

Su líder, Andrea Nahles, admitió un "resultado extremadamente decepcionante".

Los socialdemócratas del SPD, el partido más antiguo de Alemania y miembro de la coalición de gobierno, perdieron, además, un bastión histórico: después de 74 años de poder, la ciudad de Bremen fue conquistada por la CDU.

La ascendente ultraderecha de Alternativa para Alemania (AfD), en tanto, alcanzó su objetivo al obtener el 10,5% de los votos, un resultado modesto, aunque un avance con respecto al 7,1% de 2014.