Alemania quiere usar los beneficios de las energéticas para aliviar a los hogares

·3  min de lectura

Alemania quiere que los abultados beneficios de las empresas energéticas se utilicen en la UE para aliviar la factura de los hogares, anunció este domingo su jefe de gobierno, Olaf Scholz, al presentar un nuevo y ambicioso plan de ayuda de 65.000 millones de euros para hacer frente a la inflación.

El socialdemócrata Scholz, que lidera una coalición formada con ecologistas y liberales, reunió a las principales cargos de su gobierno el sábado para finalizar el esperado plan.

Scholz insistió en que los alemanes "nunca estarán solos" frente a la crisis energética y desveló una serie de medidas para hacer frente a la inflación, que en agosto volvió a acelerarse y alcanzó el 7,9% interanual.

El jefe del Banco Central alemán, la Bundesbank, considera además que es posible que la inflación llegue al 10% antes de finales de año, un dato inédito desde los años 1950.

Entre las medidas presentadas por Scholz están un bono energético único de 300 euros para millones de jubilados y de 200 euros para estudiantes.

Pero en el documento con las nuevas medidas anunciadas, el gobierno también apunta a los beneficios excepcionales obtenidos por algunos operadores eléctricos.

- Enfrentar la "especulación" -

Al igual que toda la UE, la fuerte subida de los precios en Alemania preocupa a la población y al gobierno.

Desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero, el ejecutivo ya desbloqueó dos paquetes de ayuda para los hogares de 30.000 millones de euros.

Pero el anuncio del nuevo plan fue aplazado varias veces, ilustrando las tensiones entre los tres partidos de coalición que gobiernan el país.

Scholz encontró un compromiso al prometer enfrentar la "especulación" en el mercado de la energía y los beneficios excepcionales obtenidos por algunos operadores energéticos por el aumento de los precios al por mayor.

"Hay productores que sencillamente se aprovechan de los elevados precios del gas, que luego determinan el precio de la electricidad", comentó el canciller Scholz en rueda de prensa.

El tema dividió al gobierno desde inicios de verano. Ecologistas y socialdemócratas quieren gravar los miles de millones que ganan ciertos grupos. En cambio los liberales, con el ministro de Finanzas Christian Lindner a la cabeza, se opone ferozmente.

El gobierno decidió finalmente abogar por la introducción en el ámbito europeo de una contribución obligatoria, impuesta a las empresas del sector energético con el objetivo de aliviar los precios de la electricidad soportados por los hogares y las empresas.

La reforma preconizada por Berlín se presenta no obstante como diferente del gravámen a los beneficios excepcionales decidido por varios gobiernos europeos, matizó Lindner.

El ejecutivo alemán abogará por la aplicación de esta idea en toda la UE, pero está dispuesto si es necesario a actuar a nivel nacional.

- "Afrontaremos este invierno" -

Dicha contribución obligatoria podría aportar a las arcas públicas "decenas de miles de millones de euros", indicó el ministro de Finanzas.

El plan del gobierno alemán no menciona el término gravámen, un concepto al que se opuso enérgicamente Lindner, quien clarificó que la figura propuesta no sería "una fuente de ingresos que se pueda planificar".

La retención "parcial" de estos beneficios por el aumento de los precios al por mayor permitiría crear "un colchón financiero que debería emplearse en aliviar el peso con el que cargan los consumidores en Europa" por los elevados precios de la energía, sostiene el gobierno.

El canciller Scholz aseveró este domingo que su país tiene suministros y reservas suficientes de energía para afrontar el próximo invierno, después de que Rusia cortara sine die sus envíos de gas a través del gasoducto Nord Stream I.

"Rusia ya no es un proveedor fiable de energía", por lo que el gobierno alemán ha tomado "decisiones a tiempo" para evitar una crisis este invierno, como el llenado de los depósitos de gas, la diversificación de los proveedores o la reactivación de las centrales de carbón, indicó Scholz.

"Afrontaremos este invierno", aseveró el canciller alemán.

smk/ccosea/hmn/avl/me/sag/mb