Alemania tendría cuarentena hasta junio, medidas contra el virus no logran bajar los casos

·3  min de lectura
Calle en Colonia

BERLÍN, 25 abr (Reuters) - La tasa de infección por coronavirus en Alemania subió el fin de semana a pesar de las restricciones más estrictas, mientras que el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, advirtió que recién a fines de mayo se aliviarían las restricciones.

Alemania está luchando por contener una tercera ola de infecciones, con esfuerzos complicados por la variante B117, más contagiosa, que se identificó por primera vez en el Reino Unido, y por un comienzo relativamente lento de su campaña nacional de vacunación.

"Necesitamos un calendario para volver a la vida normal, pero debe ser un plan que no tendrá que ser revocado tras pocos días", dijo Scholz al periódico Bild am Sonntag.

El gobierno federal debería poder esbozar "pasos de apertura claros y valientes" para el verano boreal a fines de mayo, permitiendo que los restaurantes ajusten los planes de reapertura y que los ciudadanos planifiquen las vacaciones, indicó.

El funcionario sostuvo que los pasos también aclararían cuándo serían posibles las visitas a conciertos, teatros y estadios de fútbol.

La canciller Angela Merkel instó el sábado a los alemanes a ceñirse a reglas más estrictas impuestas en áreas con altas tasas de infección durante el fin de semana, y dijo que se necesitaban medidas adicionales para romper la tercera ola de infecciones.

El promedio de siete días en Alemania de casos por cada 100.000 habitantes aumentó a 166 durante el fin de semana, informó el domingo el Instituto Robert Koch.

El Parlamento aprobó enmiendas a la Ley de Protección contra Infecciones la semana pasada para otorgar al gobierno federal más poderes en la pandemia. Merkel elaboró los cambios después de que algunos de los 16 estados federales se negaran a implementar medidas más estrictas.

La nueva ley permite al gobierno imponer toques de queda entre las 10 de la noche y las 5 de la mañana en los distritos donde los casos superan los 100 por cada 100.000 habitantes en tres días consecutivos. Las reglas también incluyen límites más estrictos a las reuniones privadas y las compras.

Las escuelas deberán cerrar y volver a las lecciones en línea si los casos llegan a 165 por cada 100.000 habitantes en tres días consecutivos.

Los primeros ministros del gobierno federal y estatal discutirán el lunes si suavizar o incluso poner fin a la priorización por niveles de edad en las vacunas. Algunos estados ya han reducido el umbral de edad para que las personas de 30 años reciban la vacuna de AstraZeneca.

El Ministerio de Justicia también está considerando derechos especiales para los ciudadanos completamente vacunados, un paso que, según los críticos, allanará el camino para una sociedad de dos clases en la que los vacunados disfruten de más derechos que los no vacunados.

Armin Laschet, líder de la CDU y candidato para suceder a Merkel como canciller, dijo que los ciudadanos vacunados deben ser tratados en la vida diaria como si tuvieran un resultado negativo permanente en la prueba.

Laschet señaló hallazgos recientes de que las personas vacunadas y convalecientes eran menos infecciosas que las personas que dieron negativo en la prueba.

Por lo tanto, era "legalmente requerido" que las personas vacunadas obtengan los mismos derechos que las que se han hecho la prueba, declaró Laschet en entrevista al periódico Sueddeutsche Zeitung.

(Reporte de Michael Nienaber; Editado en español por Janisse Huambachano)