Alemania, Suecia y Polonia expulsan a diplomáticos rusos

FRANK JORDANS y LORNE COOK
·2  min de lectura
Fotografía proporcionada por el servicio de prensa del Ministro de Exteriores ruso del Alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, en conferencia de prensa con el ministro de Exteriores ruso Sergey Lavrov tras sus conversaciones en Moscú, Rusia, el viernes 5 de febrero de 2021. (Russian Foreign Ministry Press Service vía AP)

BERLÍN (AP) — Alemania, Suecia y Polonia declararon cada uno el lunes a un diplomático ruso en su país “persona non grata”, en represalia a la decisión de Moscú de la semana pasada de expulsar a varios diplomáticos europeos del país.

Rusia acusó a diplomáticos de estos tres países de asistir a un evento en apoyo al líder opositor Alexei Navalny, el principal rival del presidente Vladmir Putin y quien está encarcelado.

“Hemos informado al embajador ruso que se le pedirá a una persona de la embajada rusa salir de Suecia”, tuiteó la ministra sueca de Exteriores, Ann Linde. “Esta es una respuesta clara a la inaceptable decisión de expulsar a un diplomático sueco que sólo realizaba sus deberes”.

El Ministerio de Exteriores de Alemania dijo que la decisión de Rusia de expulsar a diplomáticos europeos “de ninguna manera está justificada” e insistió que el empleado de la embajada alemana actuaba dentro de sus derechos bajo la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas para “informarse sobre acontecimientos en el sitio”.

El ministerio agregó que la decisión se tomó en cercana colaboración con Polonia, Suecia y el servicio diplomático de la Unión Europea. La cancillería polaca informó por Twitter que en “concordancia con el principio de reciprocidad” se considera “al diplomático que trabaja en el consulado general en Poznan persona non grata”.

En un comunicado, los legisladores de la UE hicieron un llamado a todos los estados miembros “para que muestren la máxima solidaridad con Alemania, Polonia y Suecia y tomen todas las medidas necesarias para mostrar la cohesión y la fuerza de nuestra Unión”.

Los parlamentarios también hicieron un llamado a una “nueva estrategia en las relaciones con Rusia, centrada en el apoyo a la sociedad civil, los valores democráticos y el estado de derecho, la libertad y los derechos humanos”.

La decisión de Moscú fue un golpe para la UE porque se tomó cuando el principal diplomático del bloque de 27 naciones — el titular de política exterior Josep Borrell — se reunía con el canciller ruso Sergey Lavrov. Borrell dijo que se enteró de la medida en redes sociales.

“Los mensajes enviados por las autoridades rusas durante esta visita confirmaron que Europa y Rusia se distancian”, escribió Borrell en un blog a su regreso a Bruselas. “Parece que Rusia está progresivamente desconectándose de Europa y considera los valores democráticos como una amenaza existencial”.

Agregó que el viaje le dejó “profundas preocupaciones por la perspectiva de desarrollo de la sociedad rusa y las decisiones geoestratégicas de Rusia”, y las expulsiones, que pidió que fueran revertidas, “indican que las autoridades rusas no querían aprovechar esta oportunidad para sostener un diálogo más constructivo”.

___

Lorne Cook reportó desde Bruselas. Jan M. Olsen en Copenhague contribuyó a este despacho.