Alemania se enfrenta al auge del antisemitismo: un dúo de rap gana un premio con una canción sobre el Holocausto

El país ha experimentado un repunte de los incidentes antisemitas en los últimos meses.

ANDREAS RENTZ VÍA GETTY IMAGES Los cantantes de hip-hop Farid Bang y Kollegah actuando durante la ceremonia de los Premios Echo, celebrada el 12 de abril de 2018. Algunas de las letras de su último álbum han generado un gran revuelo en Alemania ya que denigran a las víctimas del Holocausto.

Las últimas manifestaciones de antisemitismo están instando a los alemanes a revalorar lo que puede admitirse en nombre del arte, después de que un dúo de rap, cuyas letras fueron consideradas denigrantes hacia las víctimas del Holocausto, ganara un importante premio musical.

El pasado 12 de abril, el último álbum de Farid Bang y Kollegah, “Young, Brutal, Good Looking 3”, ganó el premio Echo, el equivalente alemán a los Grammy, al mejor disco de hip-hop. Algunas de las letras del álbum hacen mención a cuerpos que están “más definidos que los de un prisionero de Auschwitz” y advierten “estoy haciendo otro Holocausto, armado con un cóctel Molotov”.

Ambos artistas han pedido disculpas, incluso a la sobreviviente del Holocausto, Esther Bejarano, quien expresó su indignación con la letra. Bang dijo en una publicación de Facebook que “el pasado no se puede olvidar” y que espera que de este debate surja algo positivo.

La industria de la música también ha desaprobado el incidente.

BMG, la compañía que distribuyó el álbum, anunció el jueves que donará 100.000 de euros, unos 124,000 dólares, para contribuir a combatir el antisemitismo en las escuelas alemanas.

“Las noticias recientes han sacado a la luz una nueva e impactante ola de antisemitismo en las escuelas alemanas”, afirmó el presidente ejecutivo Hartwig Masuch en un comunicado. “BMG está en contra del antisemitismo. Sabemos que nuestros artistas y empleados nos apoyan. Queremos asegurarnos de que surja algo positivo del debate que han suscitado los Premios Echo”.

Nos disculpamos con usted y con todas las personas que se hayan sentido heridas por esto”, escribió Florian Druecke, presidente de la asociación de la industria musical de BVMI en Alemania, en una carta a la sobreviviente del Holocausto, Charlotte Knobloch.

Sin embargo, la asociación también defendió su decisión de pedirle al dúo que actuara durante los premios debido a su popularidad, afirmando que el debate sobre la letra “es un llamado a la industria musical para que preste más atención en el futuro y analice con mayor profundidad el contenido de las canciones de los artistas que publicitan”.

Otros artistas también se han opuesto a la letra. De hecho, algunos de los ganadores del Echo devolvieron sus premios en señal de protesta. Campino, el vocalista de la banda de punk más famosa del país, criticó a los raperos cuando dio su discurso de aceptación del premio Echo.

“Cuando las letras incluyen insultos misóginos, homófobos, de extrema derecha y antisemitas traspasan la línea de lo aceptable”, dijo.

El debate sobre la letra ha enfrentado a quienes defienden la autoexpresión contra los que denuncian las formas abiertas y encubiertas de antisemitismo que han surgido en Alemania en los últimos años.

El miércoles, la policía alemana estaba investigando el asalto a dos jóvenes que usaban kipá en Berlín. Un hecho al que le anteceden varios informes sobre intimidación e insultos a los niños judíos en las escuelas alemanas. En 2017, se registraron más de 1.400 incidentes antisemitas en Alemania, unos cuatro por día, lo que representa un aumento de más de cinco veces en los últimos siete años.

El repunte de estos sucesos coincide con un momento en el que la derecha está ganando terreno. En septiembre, Alternativa para Alemania, un partido de extrema derecha, ganó por primera vez los votos que necesitaba para ingresar al parlamento del país. Y el Ministerio del Interior alemán ha dicho que la gran mayoría de los incidentes antisemitas son perpetrados por extremistas de derecha.

“Debemos ganar la lucha contra los abusos antisemitas”, dijo el miércoles la canciller alemana, Angela Merkel.

Willa Frej