Alemania registra un leve descenso de la incidencia, mientras acelera la vacunación

Agencia EFE
·3  min de lectura

Berlín, 4 mar (EFE).- Alemania registró este domingo, por segundo día consecutivo, otro leve descenso en la incidencia de la covid, mientras trata de acelerar la vacunación invitando a los mayores de 60 años a usar la de AstraZeneca.

La incidencia semanal quedó en 127 casos por 100.000 habitantes, frente a los 131,4 notificados el sábado y los 134 del viernes, de acuerdo a los datos del Instituto Robert Koch (RKI) de virología.

El número de nuevos contagios fue de 12.196 y el de víctimas mortales de 68 -frente a los 17.176 casos y los 90 fallecimientos de hace una semana-. Desde el RKI se advierte, sin embargo, de que en esas cifras debe tenerse en cuenta la ralentización en la transmisión de datos propia de las festividades.

Desde el inicio se la pandemia se han verificado en el país 2,88 millones de infecciones -de las cuales, 2,56 millones corresponden a pacientes recuperados- y un total de 76.963 fallecidos.

Hasta el pasado viernes habían recibido al menos una dosis de la vacuna 14,3 millones de ciudadanos -un 12,1 % de la población-; la segunda inyección ha sido inoculada a 4,3 millones de personas -un 5,2 % del total-, según cifras del Ministerio de Sanidad.

SE REACTIVA LA CAMPAÑA DE ASTRAZENECA

Desde este viernes puede pedir su cita para que le sea inyectada la vacuna de AstraZeneca cualquier ciudadano de más de 60 años y que resida en Berlín, entre otros cinco "Länder" del país. Hasta ahora, se debía esperar a la invitación pertinente de las autoridades regionales correspondientes.

Con esta operación se pretende acelerar la vacunación y animar a los ciudadanos a decantarse por esta vacuna. El gobierno de la canciller Angela Merkel y los "Länder" decidieron a mediados de esta semana suspender su administración a los menores de 60 años tras detectarse una treintena de casos de trombosis, especialmente entre mujeres.

Con ello se ha debido reorganizar la campaña. Hasta ahora, AstraZeneca se había destinado preferentemente a personal sanitario y otros sectores esenciales; es decir, menores de 60 años.

El presidente del país, Frank-Walter Steinmeier, de 65 años, comunicó ya el jueves que había recibido la primera dosis de la vacuna anglo-sueca. Ayer lo hicieron el presidente del RKI, Lothar Wieler, y el portavoz del gobierno, Steffen Seibert, ambos de 60 años.

El ministro de Sanidad, Jens Spahn, ha avanzado, desde el dominical del popular diario "Bild", que quienes estén totalmente inmunizados quedarán liberados de algunas obligaciones -por ejemplo, presentar un test de antígenos del día para ir al peluquero o a ciertos comercios-. También se contempla que queden exentos de cuarentena de regreso de zonas de riesgo.

En Alemania se mantiene desactivada parcialmente la vida pública desde el pasado noviembre, en que cerraron restauración, ocio y cultural, a lo que siguió en diciembre el cierre de los comercios no esenciales.

El gobierno federal y los poderes locales habían contemplado un alivio de las restricciones -como la reapertura de museos y algunos comercios- a mediados de marzo, pero este proceso se frenó ante los nuevos repuntes de contagios.

A mediados de febrero, la incidencia había bajado hasta los 60 casos semanales por 100.000 habitantes. A partir de marzo empezó a registrarse un repunte de contagios.

El Gobierno de Merkel insiste ante estas festividades en la recomendación encarecida de restringir al máximo los contactos y no viajar, ni dentro ni fuera del país, si no es por motivos realmente justificados.

(c) Agencia EFE