Las cifras se estabilizan en Alemania, pero siguen en niveles altos

Agencia EFE
·3  min de lectura

Berlín, 19 nov (EFE).- El presidente del Instituto Robert Koch (RKI) de virología, Lothar Wieler, advirtió hoy de que la situación pandémica en Alemania "sigue siendo muy grave" a pesar de que las cifras de contagio parezcan haberse estabilizado, aunque a un nivel "todavía demasiado elevado".

"El hecho es que vemos que las medidas hacen efecto", dijo Wieler en una rueda de prensa, y agregó que, a pesar de verse "una cierta estabilidad" en lo que se refiere al número de nuevas infecciones, lo que calificó de "buena noticia", todavía no se observa una inflexión con una tenencia a la baja de los contagios.

Agregó que Alemania todavía está lejos de haber superado esta situación grave y advirtió de que los hospitales posiblemente lleguen al límite de sus capacidades debido al elevado número de positivos y que, consecuentemente, no todos los pacientes puedan ser atendidos "de manera óptima".

Aun así, se mostró "muy optimista" de que quizás ya la semana que viene se observe un descenso de los contagios diarios, aunque señaló que todavía va a llevar tiempo hasta que se logre una cifra de infecciones manejable para todos.

DISCIPLINA PARA EVITAR UNA TERCERA OLA

Preguntado sobre una posible tercera ola de la pandemia si se vuelven a relajar las medidas restrictivas una vez se confirme el descenso de las infecciones, Wieler señaló que "no necesariamente tiene que darse un efecto yo-yo".

"La cuestión es en qué medida siguen en vigor determinadas medidas o no, y eso realmente se mide en base a la evolución de los contagios", dijo.

En todo caso, cualquier medida adicional "debe introducirse a tiempo, con la antelación suficiente", porque hasta el momento ha quedado demostrado que "así podemos controlar la evolución de los contagios, y creo que ese seguirá siendo el caso", afirmó.

El director de la unidad de cuidados intensivos de la Clínica Universitaria de Hamburgo-Eppendorf (UKE), Stefan Kluge, advirtió en declaraciones al diario "Hamburger Abendblatt" de una posible tercera ola y expresó su temor de que la población se vuelva de nuevo más imprudente una vez mejores las cifras.

"Veremos un efecto yo-yo cuando bajen las cifras y se vayan relajando gradualmente las medidas", auguró.

Señaló que en verano pasó un tiempo hasta que los nuevos contagios volvieron a aumentar, pero recordó que en inverno, debido a las temperaturas, la gente pasa más tiempo en espacios interiores.

"Temo que entonces llegue la tercera ola. En realidad tenemos que contar con ello", dijo, y apeló a la disciplina de la población.

Las autoridades sanitarias alemanas contabilizaron 22.609 nuevos contagios con coronavirus en las últimas 24 horas, casi 750 más que hace una semana y más de 5.000 más que ayer, aunque por debajo del máximo de 23.542 el pasado viernes.

Los positivos contabilizados desde que se dio a conocer el primer contagio en el país a finales de enero asciende a 855.916, con 13.370 muertos, 251 en las últimas 24 horas.

El RKI calcula que alrededor de 562.700 se han recuperado de la enfermedad y que en la actualidad hay unos 279.800 casos activos.

En el conjunto de Alemania, la incidencia acumulada en los últimos siete días se sitúa en 138,9 casos por cada 100.000 habitantes.

El pasado día 2 entró en vigor un nuevo parón de la vida pública -más suave que el decretado en primavera- del que se esperaba fuera un "rompeolas" que aplane la curva de nuevos contagios, con el objetivo de lograr una incidencia acumulada por debajo de 50 por 100.000 habitantes.

(c) Agencia EFE