Alemania refuerza seguridad ante marchas prorrusas del Día de Capitulación

·3  min de lectura

Berlín, 7 abr (EFE).- Las autoridades alemanas han reforzado las medidas de seguridad ante las más de 50 convocatorias anunciadas entre el domingo y el próximo lunes, aniversario de la Capitulación del Tercer Reich, entre ellas algunas organizadas por grupos prorrusos y ultraderechistas.

Solo en Berlín se esperan concentraciones tanto en el monumento al ejército soviético del Tiergarten, en las inmediaciones de la emblemática Puerta de Brandeburgo, como en parque de Treptow, donde habitualmente se concentran miles de personas ese día para rendir homenaje a los 80.000 soldados soviéticos caídos en la batalla de Berlín.

La policía berlinesa ha prohibido la exhibición en unos quince puntos álgidos de la capital la exhibición de banderas rusas o incluso ucranianas, para evitar provocaciones. Ello ha derivado en una protesta del embajador de Ucrania, Andrij Melnyk, que lo ha calificado de "bofetada" a su país.

El despliegue policial, con unos 6.000 agentes solo en la capital alemana, empezará este domingo, en que en Alemania se conmemora el 77 aniversario de la firma de la Capitulación de la Alemania nazi.

Esa noche dirigirá un mensaje televisado a sus compatriotas el canciller Olaf Scholz, consciente de que este año la conmemoración tendrá un carácter "muy particular", según avanzaron ayer fuentes del Gobierno de Berlín.

El llamado Ejército Rojo fue el primero en entrar en Berlín. Tanto Rusia como Ucrania fueron "víctimas de las agresiones de la Alemania nazi" en la II Guerra Mundial, recordó ayer una fuente gubernamental, para aludir luego a la guerra lanzada ahora desde Moscú sobre Ucrania.

Para el lunes se ha preparado un dispositivo especial ante la convocatoria de una marcha desde los dos tanques "T.34" integrados en el monumento del Tiergarten a la imponente estatua, de 30 metros de alto, de un soldado soviético aplastando con su espada una cruz gamada, en Treptow.

Para Alemania, la fecha del 8 de mayo es la de la derrota del régimen nazi, responsable de una guerra aniquiladora y un plan de exterminio masivo que arrancó con el ascenso al poder de Adolf Hitler, en 1933.

La Capitulación se firmó la noche del 8 al 9 de mayo, unos días después del suicidio en su búnker de Hitler y su esposa, Eva Braun, el 30 de abril; sobre el Reichstag humeante colgó su bandera un soldado soviético el 2 de mayo.

La fecha sigue teniendo para muchos alemanes una significación compleja. Alemania tardó décadas en calificar ese día de "liberación". Ciudades enteras habían quedado aplastadas por los bombardeos aliados; según estimaciones actuales unas 900.000 mujeres fueron víctimas de violaciones masivas, especialmente en la parte del país que quedó bajo el control soviético.

Tradicionalmente tienen lugar en ese aniversario varios actos institucionales de alto rango, en lugares como la Neue Wache de Berlín, donde está el monumento a las víctimas de la guerra y la dictadura, así como en el Casa-Museo de Karlshorst, en las afueras de la capital, donde se firmó la Capitulación.

Este año no habrá grandes actos, sino la intervención televisada de Scholz. En Karlshorst habrá visitas guiadas y un oficio religioso, en recuerdo a los 27 millones de soviéticos caídos en la II Guerra Mundial, anunció la dirección de esa casa-museo, pero no la celebración festiva de otros años. EFE

gc/jgb

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.