Alemania mantiene disponibles a dos centrales nucleares hasta 2023

·2  min de lectura

Alemania mantendrá en reserva hasta la primavera de 2023 a dos centrales nucleares, en un cambio de guión considerado necesario para hacer frente a la posible escasez de energía tras el cese por parte de Rusia del suministro de gas ruso a través de gasoducto Nord Stream.

De esta manera, el jefe de gobierno socialdemócrata Olaf Scholz, que lidera una coalición tripartita con ecologistas y liberales, da marcha atrás en el cierre definitivo de las tres últimas centrales alemanas previsto para finales de 2022.

"Es muy improbable que el sistema eléctrico experimente situaciones de crisis durante algunas horas en el invierno, pero actualmente no lo podemos excluir del todo", justificó el ministro ecologista de Economía, Robert Habeck, citado en un comunicado del ministerio.

Las centrales Isar 2 (cerca de Múnich) y Neckarwestheim 2 (Baden-Wurtemberg, en el suroeste) se quedarán así en reserva para hacer frente a cualquier situación de urgencia energética.

Los nuevos elementos de combustible "no se cargarán y a mediados de abril de 2023 también se acabará la reserva" de urgencia, aseguró.

"La energía nuclear es y sigue siendo una tecnología de alto riesgo y los residuos altamente radiactivos son una carga para decenas de generaciones", subrayó el ministro.

El ecologista era uno de los más reticentes a  esta prolongación, que los liberales pedían con insistencia.

A inicios de agosto, Scholz había preparado el terreno para una población tradicionalmente desfavorable a la energía nuclear.

"Todavía puede tener sentido" no desconectar de la red las últimas centrales del país, dijo.

Las tres plantas nucleares del país son responsables de un 6% de la producción neta de electricidad.

El viernes, la estatal rusa Gazprom anunció que el gasoducto Nord Stream, vital para el aprovisionamiento de Europa, mantendría los grifos cerrados por un problema de turbina.

clp-mat/smk/as/sag/mb