Alemania e Israel recuerdan juntos a las víctimas del Holocausto en Ucrania

·4  min de lectura

Kiev, 6 oct (EFE).- Alemania e Israel recordaron hoy juntos a las víctimas del Holocausto judío en Ucrania, en cuyo territorio los nazis perpetraron algunos de los mayores horrores de la Segunda Guerra Mundial.

Babi Yar "es la mayor fosa común de Europa", manifestó Isaac Herzog, presidente israelí, durante su discurso de inauguración de un memorial a las afueras de Kiev con ocasión del 80 aniversario de la matanza de casi 34.000 judíos.

De la mano del presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, y de su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, Herzog llamó a recordar el pasado sin medias tintas para no repetir los mismos horrores en el futuro.

EL MURO DE LAS LAMENTACIONES DE BABI YAR

Durante el acto oficial se descubrió una pequeña muralla hecha de antracita con incrustaciones de cristales de cuarzo, conocida como Muro de las Lamentaciones de Cristal, obra de la artista Marina Abramóvich.

Dicho muro, al que se acercaron los tres jefes de Estado para palparlo con sus propias manos, ha sido erigido en una línea imaginaria que conduce a la famosa construcción de Jerusalén que le inspiró.

"Es una página negra en la historia de la humanidad" y "una tragedia común de los pueblos judío y ucraniano", aseguró Zelenski, que también tiene sangre judía.

Zelenski defendió el monumento como la mejor forma de "sentir el sufrimiento y dolor que el nazismo, el racismo, la xenofobia y la intolerancia trajeron a la humanidad".

"No ayudará a los muertos, pero sí ayudará a los vivos a recordar, a conocer y traspasar su conocimiento a sus nietos", señaló.

En dos días, del 29 al 30 de septiembre de 1941, casi 34.000 judíos fueron ejecutados de forma indiscriminada en dicho barranco por las Einsatzgruppen o escuadrones de la muerte nazis, en lo que se conoce como "Holocausto a balazos".

Durante los dos años que los nazis ocuparon la actual capital ucraniana, entre 100.000 y 200.000 personas, incluido judíos, ucranianos y gitanos, fueron fusilados.

Según testimonios, los judíos eras desnudados y despojados de todas sus pertenencias antes de ser acribillados con una ametralladora. El que se resistía, recibía un tiro en la nuca.

ISRAEL CLAMA CONTRA EL OLVIDO

Después de que los músicos interpretaran la Sinfonía Número 13 de Dmitri Shostakovich titulada Babi Yar, que incluye letras de un poema del soviético Yevgueni Yevtushenko, Herzog tomó la palabra.

Recordó que Ucrania es muy importante para la historia del pueblo judío, donde nacieron varios de sus líderes, pero también mencionó los pogromos y las matanzas ocurridas en esa tierra desde tiempo inmemorial.

"El primer crimen fue la matanza de los judíos y el segundo fue el intento de ocultar esta tragedia. Los cuerpos de miles de personas fueron quemados por los nazis. Estamos aquí para destapar su memoria", dijo.

Le secundó Zelenski, quien recordó que las autoridades de la Unión Soviética no respetaron la memoria de la masacre.

"Hubo un tiempo cuando se comportaban como si nada hubiera pasado y construyeron un estadio, una pista de patinaje, una torre de televisión y un campo de tiro cerca" de Babi Yar, denunció.

EL HOLOCAUSTO NO COMENZÓ EN AUSCHWITZ

Steinmeier aseguró que la matanza de Bai Yar fue "un crimen cuidadosamente planeado, preparado y ejecutado por la policía de seguridad (SS) y los soldados de la Wehrmacht".

Reconoció que en Alemania apenas se conoce la magnitud y el número de judíos que fueron matados a balazos en territorio de la entonces república soviética de Ucrania.

"El Holocausto no comenzó en los campos de concentración de Auschwitz, Treblinka y otros. Más de un millón de personas fueron víctimas del 'Holocausto a balazos' en ciudades y pueblos de Ucrania. Dichos lugares aún no tienen lugar en el mapa de la memoria alemana", afirmó.

Por ello, agregó, "fue importante que yo visitara Koryukivka, donde 6.700 hombres, mujeres y niños fueron fusilados por los nazis".

Se refería al pueblo situado a 200 kilómetros al norte de Kiev, donde Steinmeier depositó un ramo de flores en el memorial erigido en honor a las víctimas, habló con testigos de la tragedia y con alumnos y profesores de la escuela local.

En marzo de 1943, en represalia por su apoyo a los partisanos soviéticos, las SS decidieron castigar a los habitantes de ese pueblo de la región de Chernihiv.

Considerada la mayor operación nazi de castigo contra la población civil en la contienda, las víctimas murieron apaleadas, fusiladas, acribilladas o quemadas vivas en casas y establos por escuadrones de castigo.

El Centro Memorial de Babi Yar publicó hoy los nombres de 159 nazis implicados en la matanza y recordó que en su mayoría los verdugos nunca han sido juzgados por sus crímenes y que después de la guerra pudieron llevar una vida absolutamente normal.

Entre los responsables había profesores, ingenieros, conductores y vendedores alemanes y de otros territorios ocupados por los nazis.

Olga Tokariuk

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.