Alemania: imputan a un hombre de 100 años por su trabajo en un campo de concentración Nazi

LA NACION
·1  min de lectura

ALEMANIA (DPA).- La Fiscalía de la localidad alemana de Neurupping, en el estado federado de Brandenburgo, presentó cargos hoy contra un hombre de 100 años que fue guardia de un antiguo campo de concentración nazi por ser presuntamente cómplice de asesinato.

El hombre está acusado de trabajar en el campo de Sachsenhausen, cerca de Berlín, entre los años 1942 y 1945, donde habría contribuido conscientemente al asesinato en masa de los presos del campo en cuestión.

Los fiscales, que han confirmado los cargos a la agencia de noticias DPA, señalaron que el hombre, acusado de ser cómplice del asesinato de 3518 personas, aún puede ser juzgado a pesar de su edad.

La historia de Horacio Biga, el argentino que se fue a Paraguay buscando "un país serio" y desarrolló un negocio millonario

Desde la sentencia dictada contra el supervisor del campo de concentración John Demjanjuk en 2011, las autoridades judiciales a menudo no exigen pruebas de culpabilidad individual en casos similares; servir en un campo de concentración donde se cometieron visiblemente asesinatos masivos sistemáticos puede ser una prueba en sí misma.

Entre 1936 y 1945, más de 200.000 murieron en el campo de Sachsenhausen a causa del hambre, enfermedad, trabajos forzosos, experimentos médicos, malos tratos y procesos sistemáticos de exterminación.

"Estos procesos son un importante ejemplo de la justicia no tiene fecha de caducidad y de que los perpetradores no escaparán ni siquiera por su edad", ha aseverado Christoph Heubner, vicepresidente del Comité Internacional de Supervivientes de Auschwitz.