Alemania está deportando a más "atacantes en potencia" tras ataque de Berlín

Por Andrea Shalal
El ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, en una rueda de prensa en Düsseldorf, mar 28, 2017. Alemania ha deportado a 10 "atacantes en potencia" desde enero como parte de un enfoque más duro respecto a los solicitantes de asilo rechazados, después de que uno de ellos mató a 12 personas en un ataque a un mercado navideño en Berlín, dijeron el jueves fuentes de seguridad. REUTERS/Wolfgang Rattay

Por Andrea Shalal

BERLÍN (Reuters) - Alemania ha deportado a 10 "atacantes en potencia" desde enero como parte de un enfoque más duro respecto a los solicitantes de asilo rechazados, después de que uno de ellos mató a 12 personas en un ataque a un mercado navideño en Berlín, dijeron el jueves fuentes de seguridad.

El ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, y otros altos funcionarios han buscado deportaciones más rápidas de aquellas personas a las que se niega el asilo, además de trabajar con Marruecos, Túnez y otros países para acelerar el proceso de repatriación.

El tunecino Anis Amri, simpatizante de Estado Islámico, atacó en diciembre el mercado navideño berlinés después de que se le negó el asilo y fue abatido a tiros por la policía italiana días después.

Poco después del incidente, el Centro Conjunto de Prevención del Terrorismo alemán (GTAZ) revisó todos los casos abiertos de otros "potenciales atacantes" como Amri, dijeron las fuentes.

"Un total de 10 potenciales atacantes han sido deportados desde entonces en un esfuerzo conjunto con los estados alemanes afectados", afirmó una de las fuentes.

El Ministerio del Interior estima que existen más de 600 islamistas potencialmente peligrosos en Alemania, incluyendo a 250 que son ciudadanos de otros países y no solicitantes de asilo.

Los supuestos milicianos fueron repatriados a sus países, principalmente del norte de África, agregaron las fuentes, que no dieron más detalles.

El cambio de enfoque fue acordado por de Maizière y el ministro de Justicia, Heiko Maas, en una reunión el 10 de enero, donde ambos titulares acordaron que el caso de Amri no se podía repetir.

(Traducido por la Redacción de Madrid. Editado por Patricio Abusleme vía Mesa Santiago)