Alemania está deportando a más "atacantes en potencia" tras el ataque de Berlín

Por Andrea Shalal
Alemania ha deportado a 10 "atacantes en potencia" desde enero como parte de un enfoque más duro respecto a los solicitantes de asilo rechazados, después de que uno de ellos acabase con la vida de 12 personas en un ataque a un mercado navideño en Berlín, dijeron el jueves fuentes de seguridad. En la imagen de archivo, flores y velas en el luhar donde una multitud fue arrollada por un camión en un mercado navideño en la plaza de Breitscheidplatz, cerca de la avenida Kurfuerstendamm en Berlín, Alemania. 19 de enero de 2017. REUTERS/Fabrizio Bensch

Por Andrea Shalal

BERLÍN (Reuters) - Alemania ha deportado a 10 "atacantes en potencia" desde enero como parte de un enfoque más duro respecto a los solicitantes de asilo rechazados, después de que uno de ellos acabase con la vida de 12 personas en un ataque a un mercado navideño en Berlín, dijeron el jueves fuentes de seguridad.

El ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, y otros altos cargos llevan tiempo impulsando una aceleración de las deportaciones de aquellas personas a las que se deniega el asilo, además de trabajar con Marruecos, Túnez y otros países para aligerar el proceso de repatriación.

El tunecino Anis Amri, simpatizante del Estado Islámico, atacó en diciembre el mercado navideño berlinés tras negársele el asilo. Fue abatido a tiros días después por la policía italiana.

Poco después del incidente, el Centro Conjunto de Prevención del Terrorismo alemán (GTAZ) revisó todos los casos abiertos de otros "potenciales atacantes" como Amri, dijeron las fuentes.

"Un total de 10 potenciales atacantes han sido deportados desde entonces en un esfuerzo conjunto con los estados alemanes afectado", dijo una de las fuentes.

Los supuestos milicianos fueron repatriados a sus países, principalmente del norte de África, dijeron las fuentes, que no dieron más detalles.

Este cambio de enfoque fue acordado por de Mazière y el ministro de Justicia, Heiko Maas, en una reunión celebrada el 10 de enero, donde ambos titulares acordaron que el caso de Amri no se podía repetir.

En el caso de Amri, uno de los obstáculos para deportarlo físicamente fue que Túnez no envió una copia de los documentos de identificación, a pesar de que se disponía de sus huellas dactilares.

Este mes, la canciller alemana, Angela Merkel, logró la promesa de que Túnez acogiese a 1.500 tunecinos a los que se había denegado la solicitud de asilo, en concreto aquellos que habían aceptado abandonar voluntariamente el país a cambio de poder recibir ayuda gubernamental. Alemania también ofreció a Túnez 250 millones de euros en ayuda al desarrollo.

Merkel, que intentará ser reelegida por cuarta vez como canciller en septiembre, ha sido duramente criticada por permitir que más de un millón de refugiados entrasen en Alemania en los últimos dos años.

De Mazière prometió el martes continuar presionando para lograr cambios legislativos que faciliten detener y deportar a potenciales atacantes tras el caso de Amri. Un proyecto de ley también pide el uso de etiquetas electrónicas.

Las fuentes de seguridad dijeron que los fiscales estatales han intentado en el pasado agotar todas las posibilidades de procesar a los atacantes potenciales en Alemania por distintas infracciones, pero que esto había demostrado ser difícil y costoso en términos de tiempo.

Las fuentes no dieron detalles sobre los 10 individuos deportados, ni dijeron si estaban relacionados con el caso de Amri. Las autoridades alemanas han arrestado al menos a dos individuos que habían contactado con Amri antes del ataque de diciembre.