Alemania endurece restricciones en la frontera por el COVID

GEIR MOULSON
·1  min de lectura
Vehículos provenientes de República Checa hacen fila para ingresar a Alemania, en Bad Gottleuba, el 14 de febrero de 2021. Alemania implementó estrictos controles en sus fronteras con República Checa y la provincia austriaca de Tirol para detener la propagación de variantes más contagiosas del coronavirus. (Sebastian Kahnert/dpa via AP)

BERLÍN (AP) — Alemania implementó el domingo estrictos controles en sus fronteras con República Checa y la provincia austriaca de Tirol para detener la propagación de variantes más contagiosas del coronavirus.

Las nuevas restricciones que entraron en vigor a la medianoche limitan la entrada desde esas áreas a ciudadanos y residentes alemanes, camioneros, trabajadores del transporte y servicios de salud y algunos otros, que deben registrarse por internet y mostrar una prueba de coronavirus negativa.

El gobierno alemán advirtió que eran posibles algunos retrasos en la frontera, pero la policía dijo que no hubo tantos el domingo por la mañana.

Las tasas de infección en Alemania han disminuido de manera constante en las últimas semanas, pero las autoridades están preocupadas por el posible impacto de las variantes detectadas en Gran Bretaña y Sudáfrica. Ambas variantes se han informado en Alemania, pero hasta ahora parecen representar solo una pequeña proporción de casos.

Se ha descubierto un número significativo de casos de este último en el Tirol, cuyos residentes han tenido que mostrar desde el viernes una prueba de coronavirus negativa reciente para viajar al resto de Austria. La propagación de la variante británica ha provocado el cierre completo de algunos distritos checos en la frontera con Alemania y Polonia.

El gobernador de Baviera, Markus Soeder, dijo que “no tomar en serio las mutaciones (del virus) traerá consecuencias significativas”.

Soeder, en cuyo estado está la mitad de la frontera entre Alemania y República Checa y toda la frontera entre Alemania y Austria, señaló que los distritos de la frontera con República Checa tienen tasas de infección particularmente altas.