FOTOS | El confinamiento flexible de Alemania: ¿por qué no hay medidas tan estrictas como en otros países?

TresB

El pasado 20 de marzo Angela Merkel anunciaba una serie de restricciones de movimiento en Alemania para intentar frenar la expansión del coronavirus. Las medidas, que fueron prorrogadas posteriormente hasta al menos finales de abril, permiten a los ciudadanos del país salir a pasear o a hacer deporte siempre que no sea en grupo y guardando la distancia de precaución de metro y medio.

El Gobierno germano se resiste a llevar a cabo el confinamiento obligado y casi total de su población, como se ha hecho en otros países, pese a que el número de contagios a fecha de 30 de marzo es de 58.101 y ese mismo día los fallecidos llegaban a 474. Precisamente la baja tasa de mortalidad, que no alcanza el 1%, es uno de los motivos por el que en Alemania las medidas no son tan restrictivas. Este dato se explica por la mayor capacidad de hacer tests, lo que da una cifra cercana a la real del número de infectados.

El Instituto Robert Koch, la agencia responsable del control y prevención de enfermedades, calculó que se realizan unos 12.000 análisis cada día y el hecho de que se les haya hecho a tanta gente también hace que la media de edad de los infectados sea considerablemente más baja que en otros países. Además, Alemania cuenta con un gran número de camas de UCI con equipos de respiración asistida (alrededor de 28.000 por las 5.000 de Italia).

Otro de los motivos por los que Alemania no es tan estricta en la lucha contra el Covid-19 es su negativa a paralizar la economía después de varios años en los que el crecimiento ha sido muy bajo. En 2019 apenas fue del 0,6% y se llegó incluso a temer porque el país pudiese entrar en recesión técnica. Tanto el Gobierno central como los diferentes estados quieren que esta crisis tenga el menor impacto posible.

Además, las autoridades alemanas también han expresado su preocupación porque un confinamiento general como el que se ha impuesto en España conlleve el aumento de casos de violencia doméstica o de suicidios. Los servicios sociales permanecen cerrados y no se podría ofrecer una atención adecuada a personas que se encuentren en riesgo.

Más historias que te pueden interesar: