Alemania completa la voladora de un puente de 17.000 toneladas sobre la A45

Berlín, 7 may (EFE).- Las autoridades alemanas llevaron a cabo hoy la voladura controlada del puente de Rahmede (oeste del país), de 450 metros de largo y hasta 70 de altura, con unos 17.000 toneladas de peso, parte de la autopista A45 y cortado al tráfico desde diciembre de 2021 por su mal estado.

La operación se consumó de acuerdo a lo previsto a las 10.00 GMT en punto, en medio de un notable despliegue mediático y transmitida en directo por dos canales de televisión informativos de ámbito nacional -el público Tageschau24 y el privado NTV-, además de la cadena regional WDR-.

Para la voladora se utilizaron 150 kilos de explosivos, distribuidos entre 2.035 huecos taladrados principalmente en sus cuatro pilares principales, de acuerdo con las instrucciones del experto Michael Schneider.

La explosión controlada estuvo precedida por una serie de detonaciones de advertencia, así como una última preparatoria, 30 segundos antes de la final, mientras las cámaras de televisión seguían los movimientos de Schneider.

Asistía a la operación el ministro de Transportes, el liberal Volker Wissing, quien ha garantizado que la construcción de un nuevo viaducto que lo sustituya es un proyecto prioritario para su gobierno, tras 17 meses de interrupción del tráfico por una autopista nacional de gran relevancia para el transporte viario.

La región que rodea ese tramo de la autopista se ha visto afectada por los desvíos del tráfico a carreteras adyacentes durante todo este tiempo, entre denuncias de problemas en el transporte de mercancías, contaminación y ruido por parte de las poblaciones afectadas.

La A45 discurre entre el populoso "Land" de Renania del Norte-Westfalia, el más poblado del país, con unos 50 núcleos urbanos y atravesado por el mayor nudo de autopistas del país, y el estado vecino del Sarre, fronterizo con Francia.

La voladora controlada concentró no solo la expectación de medios de comunicación, sino también de vecinos de la región, para los que se organizó una especie de transmisión en directo a unos 300 metros de distancia en la población de Lüdenscheid.

El plan del experto Schneider se cumplió al milímetro y el tramo de puente se desplomó limpiamente sobre el lecho previsto, entre una gran humareda de polvo y hormigón.

Desapareció así la frase "Lasst uns Brücken bauen" -"Construyamos puentes"-, pintada a grandes trazos sobre el asfalto del viaducto, a modo de reflejo de las expectativas de la población y transportistas de que se construye el nuevo puente.

(c) Agencia EFE