Alemania considera anticonstitucional el espionaje de telecomunicaciones en el extranjero

El Tribunal Constitucional de Alemania emite un veredicto el 5 de mayo de 2020 en Karlsruhe (POOL/AFP/Archivos | Sebastian Gollnow)

El Tribunal Constitucional de Alemania dictaminó el martes que el espionaje a extranjeros por internet por parte de los servicios de inteligencia del país (BND) es anticonstitucional

El Tribunal Constitucional, que respondió de esta manera a una demanda presentada por periodistas desde el extranjero, ordenó a los diputados alemanes que modifiquen la ley antes del fin del año 2021.

Según los jueces, el Servicio Federal de Inteligencia (BND por sus siglas en alemán) "está obligado a respetar los derechos fundamentales" también cuando recoge informaciones en el extranjero.

Por ello, su marco legal actual "viola el derecho fundamental al secreto de las telecomunicaciones" y también la "libertad de prensa", ambos garantizados por la Constitución alemana.

Estos dos principios constitucionales deben ser obligatoriamente respetados por los espías alemanes, incluso cuando vigilan a ciudadanos extranjeros fuera del país, afirmaron los magistrados.

Habida cuenta de la "gran importancia" de la inteligencia exterior para la seguridad alemana, no obstante, el Tribunal Constitucional dio plazo hasta "fines de 2021" al legislativo para modificar el marco adoptado en 2016.

Espiar datos en el exterior continúa siendo posible siempre que esté debidamente enmarcado: la vigilancia debe estar relacionada con "objetivos específicos" y brindar "protección (...) por ejemplo, a periodistas y abogados".

Estas restricciones se aplican tanto a la recolección de datos para ser utilizados por las autoridades alemanas, y asimismo "a la cooperación con los servicios de inteligencia extranjeros", precisan los jueces.

Varias organizaciones de defensa de las libertades, entre ellas Reporteros Sin Fronteras (RSF), habían fustigado la ley alemana de 2016, vigente desde 2017, respecto a la vigilancia estratégica de las telecomunicaciones en el exterior.

Para RSF, la ley alemana autoriza al servicio de inteligencia exterior a espiar a periodistas en el extranjero, y esto "casi sin restricciones", permitiendo que la información sea compartida con otros servicios aliados. "Es un atentado inaceptable a la libertad de prensa", destacó Christian Mihr, secretario general de la sección alemana de RSF.

Los demandantes argumentan que los periodistas extranjeros y sus fuentes no están suficientemente protegidos, lo que incluye a aquellos bajo regímenes autoritarios, en tanto el BND tiene prohibido interceptar comunicaciones de ciudadanos alemanes.

El más alto órgano de la jurisprudencia alemana se mostró de acuerdo con ellos, aduciendo que los derechos de los ciudadanos "contra la intercepción de telecomunicaciones" son aplicables "también a los extranjeros en el exterior".