Alemania advierte de la pérdida de confianza en EEUU y Francia recibe el apoyo de la UE

·4  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en Estrasburgo

Por Philip Blenkinsop y Robin Emmott

BRUSELAS, 21 sep (Reuters) - Alemania se unió a Francia el martes para reprender a Estados Unidos por negociar en secreto un pacto de seguridad con Australia y Reino Unido que le costó a París un lucrativo acuerdo de defensa, mientras que la máxima responsable de la Unión Europea dijo que dicho es inaceptable.

Los embajadores de la UE lanzaron una señal concreta de la indignación del bloque al posponer los preparativos para un consejo inaugural de comercio y tecnología el 29 de septiembre con Estados Unidos, una reunión que se había presentado como un gran avance en la alianza transatlántica.

"Uno de nuestros Estados miembros ha sido tratado de forma inaceptable, por lo que necesitamos saber qué ha pasado y por qué", dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en defensa de Francia.

La Comisión Europea pidió que se retiren del orden del día del miércoles las discusiones preparatorias de la UE para el Consejo de Comercio y Tecnología de Estados Unidos, según diplomáticos de la UE.

Un portavoz dijo que la Comisión aún está determinando si la reunión con Estados Unidos debe seguir adelante como estaba previsto.

Francia dijo que estaba evaluando todas las opciones en respuesta a la renuncia de Australia a un contrato de submarinos de 40.000 millones de dólares la semana pasada, mientras que su mayor aliado de la UE, Alemania, salió en su defensa, diciendo que Washington y Canberra habían dañado la confianza entre aliados y que sería difícil recuperarla.

El ministro alemán de Asuntos Europeos, Michael Roth, dijo que la UE debía superar sus diferencias y hablar con una sola voz.

"Tenemos que sentarnos todos a la mesa, hay que reconstruir la confianza perdida, y obviamente no será fácil. Pero queremos hacer una contribución constructiva", dijo a los periodistas antes de una reunión con sus homólogos en Bruselas.

El viceministro de Asuntos Europeos de Lituania, Arnoldas Pranckevicius, se refirió a una "desconfianza transatlántica" que debe resolverse.

La disputa se produce tras lo que, según los aliados europeos de la OTAN, fue una falta de comunicación y consulta por parte de Washington durante la caótica retirada occidental de Afganistán.

Australia dice que la oferta de Estados Unidos de acceder a la tecnología nuclear estadounidense para construir submarinos de propulsión nuclear era demasiado buena para rechazarla. Será el segundo país, después de Reino Unido en 1958, en recibir dicha tecnología, que permite a Canberra ayudar a Washington a impedir que China adquiera la supremacía militar.

Australia dijo que cancelaría su pedido de submarinos a Francia, que eran convencionales y con motor diésel-eléctrico, y que en su lugar recurriría a la tecnología estadounidense y británica en el marco de una nueva asociación de seguridad denominada AUKUS.

Reino Unido también busca un papel global tras su decisión de abandonar la UE.

BREXIT Y NEGOCIACIÓN COMERCIAL CON AUSTRALIA

El ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, dijo que quería saber por qué su país, que tiene una fuerte presencia militar en el Indo-Pacífico, se quedó marginado en el proceso. Tampoco se consultó al principal diplomático de la UE.

La disputa ha puesto en duda las conversaciones de libre comercio entre la UE, el mayor bloque comercial del mundo, y Australia. Actualmente se están negociando y la próxima ronda está prevista para octubre. No está claro si seguirán adelante.

El ministro francés de Asuntos Europeos, Clement Beaune, describió las relaciones con Australia como "muy difíciles".

"No podemos actuar como si no pasara nada. Tenemos que estudiar todas las opciones", dijo a los periodistas en Bruselas.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE, reunidos en Nueva York, también expresaron su solidaridad con Francia.

Beaune acogió con satisfacción el apoyo de la UE, subrayando que se trata de un asunto europeo, no solo de un problema francés, y que el bloque debe ser más firme en la defensa de sus intereses, aunque no está claro qué medidas podría tomar el bloque de manera inmediata.

Beaune dijo que esto marca una mayor erosión de la confianza en Reino Unido después del Brexit. Londres, dijo, tampoco está aplicando adecuadamente la parte de pesca del acuerdo comercial entre la UE y el Reino Unido o el protocolo que rige la posición comercial de Irlanda del Norte.

"No puedes decir que vas a mantener las cosas que te convienen y dejar de lado las que no convienen a los británicos. Así que la confianza, la coherencia y el respeto de los acuerdos son, en mi opinión, esenciales", dijo.

(Reporte de Philip Blenkinsop, Marine Strauss, Robin Emmott y Sabine Siebold; edición de Giles Elgood, Nick Macfie y Edmund Blair; traducido por Tomás Cobos)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.