Alejandro Prieto opta por la fotografía de conservación

*Relató todo lo que implica capturar escenas de las que se siente muy orgulloso, como de especies en peligro de extinción 

Por Cristóbal Torres

México, 5 de junio (Notimex).— El fotógrafo ganador de World Press Photo 2020, Alejandro Prieto, sostuvo una conversación con el presentador Guillermo Rodríguez, en la cual habló acerca del desarrollo de sus proyectos que involucran animales. Estudió medicina veterinaria en Guadalajara, Jalisco, e incluso realizó una especialidad en reproducción de vacas, por lo que ese bagaje ha permeado en su obra fotográfica.

      Desde hace cuatro años se dedica a la fotografía documental o, como él lo llama, fotografía de conservación; el periodismo enfocado a la naturaleza. Habló sobre el proyecto de jaguares, al que consideró como el más difícil que ha realizado hasta ahora por lo evasivos que son esas especies.

      Antes de iniciar un viaje, investiga durante meses para saber dónde puede conseguir las mejores tomas. “Es importante conocer el comportamiento de los animales, porque puedes pasar días y días en la selva sin ver nada”. Creó su propio método para crear trampas con cámara, eso le permitió capturar escenas de las que se siente muy orgulloso; mencionó que tardó cinco meses para conseguir la primera fotografía de jaguar que lo dejó verdaderamente satisfecho.

      Alejandro Prieto reconoció que la parte más complicada es obtener recursos para realizar los viajes y hacerse de equipo. Lamentó que no abunden apoyos a la fotografía y mencionó que es la venta de fotografías en el extranjero y el desarrollo de proyectos lo que le ha permitido mantener una labor activa. 

      Explicó que 90 por ciento de sus proyectos los realiza en México, debido a su enorme riqueza en cuanto a biodiversidad y prefiere dedicarse más a mostrar el entorno de los animales, en lugar de utilizar acercamientos. Aclaró que cada proyecto tiene la finalidad de contribuir a la conservación de las especies y anunció que su próximo proyecto será sobre los tapires en el estado de Quintana Roo y Campeche.

      Por último, consideró que lo más importante es darle un valor a las fotografías que hace: “Antes sólo tomaba fotografías estéticamente bonitas; pero sentía que algo me faltaba”. Ahora, su intención es que las imágenes que retrata generen un sentimiento, un despertar, “ojalá que algo de mi trabajo pueda inspirar a alguien”.

 

NTX/CTM/AFG