Alejandra Gils Carbó recusó al juez Julián Ercolini para evitar ir a juicio oral por la compra de un edificio

·1  min de lectura
La historia secreta detrás de la renuncia de Gils Carbó
Hernán Centeno

La exprocuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, recusó hoy al juez federal Julián Ercolini y citó como argumento de la supuesta “parcialidad” del magistrado una entrevista en la que Alberto Fernández relató que había ido a ver al juez para pedirle por ella y, según Alberto Fernández, Ercolini “agarrándose la cabeza” le respondió que estaba “obligado” a procesarla.

Ese supuesto diálogo -que fue negado por fuentes del juzgado de Ercolini- ocurrió, de acuerdo con el relato de Fernández, meses antes de que él llegara a la Casa Rosada. El Presidente lo dio a conocer ahora, cuando la causa contra la exprocuradora atraviesa el peor momento para ella.

Juego peligroso: la política grita frente a una sociedad agobiada

El procesamiento que Ercolini dictó contra Gils Carbó fue confirmado por la Cámara Federal en septiembre de 2018 y Ercolini debe resolver si la eleva a juicio por el delito de “negociaciones incompatibles con la función pública”. El objetivo de la presentación de la exprocuradora es evitar llegar a esa instancia. Por eso, en su escrito de hoy solicita que el juez “se abstenga de resolver sobre la oposición a la elevación a juicio” (oposición que ella misma había planteado) hasta que lo que pidió hoy sea resuelto “por sentencia firme”.

El juez federal Julián Ercolini
El juez federal Julián Ercolini


El juez federal Julián Ercolini

La causa por la que Gils Carbó está procesada investiga la compra de un edificio, en 2013, por 43,8 millones de pesos (unos 8 millones de dólares de entonces). La sospecha de la Justicia es que la licitación por la que se compró el edificio de la calle Perón 667 -donde funciona una de las cuatro sedes de la Procuración- estaba digitada antes de ser pública para beneficiar a los que iban a cobrar la comisión.