No me alegro de una muerte: Malena Ríos

·3  min de lectura

OAXACA, Oax., abril 3 (EL UNIVERSAL).- Tras la noticia del deceso de Ponciano "N", confirmada este viernes a EL UNIVERSAL, María Elena Ríos Ortiz, sobreviviente del ataque con ácido cometido por el hoy occiso y su hijo, Rubicel "N", por órdenes de Juan Vera Carrizal, lamentó lo sucedido con quien enfrentaba un proceso en el penal de Tanivet, por tentativa de feminicidio.

"Yo nunca me alegraría, definitivamente, de lo que acaba de pasar. Desde el día de mi ataque le pedía a Dios que los perdonara y no permitiera que yo guardara odio en mi corazón, porque así no me iba a recuperar, porque una persona que guarda rencor y odio en su corazón, no puede vivir y yo quiero vivir", sentencia en entrevista con EL UNIVERSAL.

Relata que ella, antes del ataque, nunca había visto a Ponciano "N". "Hace un año vi algunas capturas de video donde aparecía en una moto, fue por marzo… y después, en el proceso legal, vi a una persona totalmente distinta".

"En algún momento mencionaron que su salud no era buena, por eso en algunas ocasiones se aplazaron las audiencias que estaban programadas. Pero como en continuas ocasiones hacen así para dejar pasar el tiempo, no supe qué creer", detalla.

Sin embargo, María Elena se preocupó en algún momento por el estado de salud de su agresor. "Me siento muy desconcertada por las cosas que han pasado a lo largo del proceso, tengo que interpretar lo que siento y tengo que interpretar la situación legal. La muerte del señor aún no la asimilo; me hace sentir de alguna manera mal, porque a veces las personas toman decisiones en el momento, sin pensar en las consecuencias. Él, cuando aceptó participar en el ataque, no pensó en lo que me iba a pasar", dice.

La muerte de Ponciano "N" sucede a pocos días de cumplirse un año desde que Juan Vera Carrizal, autor intelectual de la tentativa de feminicidio contra María Elena, se entregara a las autoridades estatales, el 6 de abril.

Miedo por su integridad

Luego de confirmar que el deceso de uno de los señalados como autores materiales del ataque contra María Elena, no entorpece el proceso legal, su abogada, Diana Cristal González Obregón, precisa que se han logrado avances significativos en vías de que el caso no quede impune.

Al respecto, agregó que además, hay pruebas y hechos para una sentencia condenatoria, además de la reparación del daño.

Afirmó que le causa suspicacia la forma en la que sucedió el deceso de Ponciano "N", toda vez que en el caso hubo lagunas y omisiones por parte de las autoridades, a pesar de que se han ganado las batallas legales.

No obstante, manifestó preocupación por la integridad de María Elena, su familia y de ella misma como abogada, por lo que pidió al gobernador Alejandro Murat, así como al fiscal general del Estado, Arturo Peimbert, que aceleren la investigación para ejecutar la orden de aprehensión pendiente. Solicitó también al Tribunal local que no haya dilación en el proceso para lograr una sentencia.

"Si eso le pasó a él estando adentro, imagínate a lo que estamos expuestas nosotras", dijo.

Por otra parte, reconoció que ha habido empatía y apego a derecho por parte del Tribunal, para evitar revictimizar a María Elena; sin embargo, teme que el deceso de uno de los acusados cause que se frene el avance del proceso.

También reiteró que la noticia del fallecimiento de Ponciano "N" llegó a María Elena y su equipo legal a través de EL UNIVERSAL, por lo que llamó al fiscal a frenar la revictimización a la que continúa sometida.

De su lado, María Elena hizo uso de las redes sociales para pedir a Arturo Peimbert, fiscal general del estado, que ejecute la orden de aprehensión pendiente en su caso, "ya que Rubén Vasconcelos no quiso hacerlo. Mi vida y mi familia están doblemente expuestas", escribió.