Ryan ToysReview, el famoso canal de un niño youtuber, acusado de mostrar publicidad engañosa

El niño Ryan, de apenas 7 años, es toda una sensación en YouTube y los medios sociales. Su canal, Ryan ToysReview, cuenta con 21.4 millones de suscriptores y sus videos, en los que saca juguetes de sus cajas y los presenta a sus pequeñas pero enormes audiencias, han sido vistos, literalmente, cientos de millones de veces.

Ryan, niño superestrella de YouTube y protagonista del canal Ryan ToysReview. (Jesse Grant/Getty Images)

Los padres del menor, Shion y Loann Kaji, comenzaron a grabarlo y a publicar sus videos desempacando juguetes en YouTube desde hace 4 años y, de acuerdo a Buzzfeed, eso les ha dado un éxito enorme, al grado de que además de su enorme popularidad en Youtube cuenta ya con un programa en el canal de cable Nick Jr. y contratos comerciales que vinculan la imagen de Ryan a marcas y empresas como Carls’ Jr., Colgate y Walmart.

El atractivo de Ryan al interactuar con juguetes ha sido un gran éxito internético y mediático y también a escala económica: según la televisora NBC News, que cita cifras de Forbes, en 2018 el canal de YouTube de Ryan generó en 2018 ganancias por 22 millones de dólares-.

Pero al parecer el asunto tiene un lado espinoso.

En una queja presentada ante la Comisión Federal de Comercio por la organización Truth in Advertising se afirma que el canal Ryan ToysReview presenta de modo engañoso publicidad a su audiencia, compuesta de niños de 5 años o menos, al presentar marcas o productos sin especificar con claridad que se trata de elementos publicitarios pagados.

Es decir, se alega que hace pasar publicidad como contenido propio (orgánico), lo que hace que los niños que siguen el canal Ryan ToyReview para ver al pequeño Ryan abrir y presentar juguetes sean expuestos a publicidad de modo engañoso.

Truth in Advertising muestra algunos ejemplos de ello que han aparecido en el canal de YouTube Ryan ToyReview. Usualmente el niño presenta juguetes e interactúa con ellos sin que ello haya implicado, es de suponer, una venta de publicidad o de presencia de marca al fabricante.

Pero también se han dado casos en los que Ryan juega, por ejemplo, con personajes de la cadena de restaurantes Carl’s Jr. / Hardee’s e incluso se presenta un comercial completo de esa empresa con el mismo ‘look’ que los videos usuales de Ryan, pero sin especificar que se trata de publicidad.

Otros casos son la aparición en sus videos del ratón mascota de la cadena de restaurantes infantiles Chuck E. Cheese sin que se aclare que existe una relación con la marca. E incluso, se afirma, cuando en los videos se avisa del nexo comercial con los productos presentados, esa aclaración no se hace de modo adecuado, según Trtuth in Advertising. La organización citada da esos ejemplos pero afirma que esa “mezcla engañosa” de contenido propio y publicidad se da “todos los días”.

Y dado que la audiencia de esos videos se compone de niños pequeños, que por sí solos no pueden diferenciar entre contenido orgánico y publicidad (máxime cuando ambos se presentan hilvanados o con apariencias y dinámicas similares), la no clarificación del material publicitario sería una violación de las normas de la Comisión Federal de Comercio, se afirma en la queja.

Shion Kaji, el padre de Ryan, dijo a BuzzFeed que “siguen estrictamente los términos de servicio de todas las plataformas y las leyes y regulaciones existentes, incluidas los requerimientos de clarificación de publicidad”. Y añadió que su familia apoya la creación de “nuevas reglas para proteger tanto a los espectadores como a los creadores… Crear contenido que es seguro y apropiado para nuestros pequeños espectadores y sus familias es muy importante para nosotros”.

No es aún claro si la Comisión Federal de Comercio realizará una investigación en torno a Ryan ToysReview, pero es cierto que existe inquietud para que se revise y en su caso corrijan los casos de publicidad engañosa en contenido dirigido a menores.