El alcohol y las drogas los estaban consumiendo y el rap los ayudó a retomar el control de sus vidas

Como agradecimiento a la música, que consideran los sacó de la oscuridad, el grupo de jóvenes colombianos raperos se reunieron en una sala del Museo Nacional de Bogotá para realizar improvisaciones.