Alcaldes reciben deudas millonarias con la CFE en Yucatán

·2  min de lectura

MÉRIDA, Yuc., septiembre 1 (EL UNIVERSAL).- En el arranque de sus administraciones, varios alcaldes recibieron como herencia millonarias deudas con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), oficinas municipales en penumbras y cuentas bancarias en ceros.

En Oxkutzcab, Raúl Antonio Romero Chel, luego de administrar al municipio por seis años, y ahora como diputado, deja al nuevo alcalde Juan José Martín Fragoso, una deuda 1.8 millones por servicio de energía eléctrica y en el caso del DIF municipal se deben medio millón de pesos por concepto de desayunos escolares.

En Tizimín, el alcalde panista, Pedro Cohuo Suaste, enfrenta en su primer día de administración una deuda de un millón 648 mil pesos ante la CFE, lo cual le fue informado por el secretario de la Comuna, Reyes Aguiñaga Medina, durante la entrega recepción.

En Ixil, la nueva administración, que encabezará Sandra Raquel Pech Chi, no solo le fue heredada una cuenta ante CFE por más de un millón de pesos, sino además anoche la paraestatal cortó el suministro de energía eléctrica a las instalaciones del Palacio Municipal.

Personal de la CFE intentó dialogar con la edil saliente, Sandra Tec Yam, pero ésta se negó, pues aseguró que la deuda le corresponde pagarla a la nueva administración.

En Kanasín, luego que la CFE cortará la luz a la sede del Ayuntamiento y el alumbrado público, el alcalde electo, Edwin Bojórquez Ramírez, logró un acuerdo con la CFE para la reconexión del suministro de la energía eléctrica en el vecino municipio, lo cual evitará que muchas colonias del municipio se queden sin agua potable.

El alcalde saliente, el priista William Pérez Cabrera, dejó una deuda de aproximadamente 13 millones de pesos al nuevo alcalde.

En Hocabá, el alcalde morenista, Víctor Chan Cen, deja un adeudo a la CFE por más de 200 mil pesos, así las comisarías sin servicios públicos; los ciudadanos criticaron que realizó su último informe a puerta cerrada y al que asistieron únicamente sus allegados.

En Chichimilá, Samuel Uc Poot, presidente saliente, dejó arcas vacías al nuevo edil, Francisco Medina Martín, y a la comunidad sin servicios públicos, pues despidió a sus empleados y desconoció al director de la Policía y sus elementos.

De tal forma que son varios municipios los que tienen desde este primero de Septiembre, nuevas administraciones pero con cuantiosas deudas y problemas de personal y gastos de nómina.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.