Alcalde de Orange critica a gobernador DeSantis por eliminar órdenes de emergencia ante la COVID-19

Orlando Sentinel Staff, Orlando Sentinel
·5  min de lectura

Funcionarios locales de Florida Central quedaron sorprendidos el lunes cuando el gobernador Ron DeSantis anunció una nueva orden ejecutiva para eliminar cualquier medida contra la COVID-19 emitida por gobernantes de ciudades y condados.

La orden fue firmada por DeSantis el lunes en la mañana y no se distribuyó públicamente hasta la noche, lo que dejó a los funcionarios locales en desconocimiento sobre el mandato del gobernador y los efectos que tendría en sus comunidades.

Demings recibió una copia de la orden minutos después de concluir una conferencia de prensa programada regularmente el lunes por la noche, y luego emitió una declaración escrita criticando a DeSantis, y a los republicanos, por lo que vio como un intento de tomar el poder de los funcionarios locales de izquierda.

“El gobernador DeSantis ha actuado con lentitud para responder a la pandemia, que ha provocado que los funcionarios electos locales (alcaldes) tomen medidas para llenar el vacío y mantener a sus residentes a salvo”, dijo Demings en el comunicado.

“Cuando me pregunto, ‘¿Cuál es realmente el propósito de las acciones del gobernador?’, Concluyo que sus acciones son parte de una estrategia partidista más amplia del Partido Republicano para usurpar la autoridad de los condados y ciudades urbanos liderados por los demócratas en todo Estados Unidos. Esperamos algo mejor del gobernador de Florida“.

Demings dijo que el condado tomará decisiones en el mejor interés de la salud y la seguridad públicas y “no esperará a que el gobernador me diga qué hacer”. Dijo que el condado estaba revisando su autoridad legal “y responderá en consecuencia”.

En el condado de Seminole, Lee Constantine, presidente republicano de la Junta de Comisionados del condado, dijo el lunes por la noche que el condado trabajaría y cumpliría con la orden ejecutiva. Dijo que pasó gran parte del lunes tratando de averiguar qué hacía exactamente la orden de DeSantis.

“Esperemos que el gobernador tenga razón. Eso es todo lo que podemos hacer, ¿verdad?”, dijo.

El texto de la orden ejecutiva apunta a “un número selecto de gobiernos locales” que “continúan imponiendo mandatos y restricciones comerciales, sin la debida consideración de mejorar las condiciones y sin un final a la vista”.

Dichas restricciones existen en los condados de Orange, Seminole y Osceola, que tienen mandatos de mascarillas y requieren que las empresas sigan las pautas del protocolo de seguridad recomendadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés).

Los equipos de cumplimiento comercial de Demings continúan visitando tiendas, restaurantes y bares para instarlos a seguir los protocolos de seguridad.

“Recibimos algo de rechazo [la semana pasada]”, dijo Tim Boldig, supervisor de los equipos. “Será interesante lo que suceda esta semana”.

La decisión de DeSantis se produjo al firmar un proyecto de ley aprobado por la Legislatura de Florida, que limita las órdenes de emergencia a 42 días y le da al gobernador la autoridad para invalidar ciudades y condados en cualquier momento, así como a los ayuntamientos y comisiones del condado el poder de invalidar a los alcaldes.

También bajo la misma ley, la Legislatura de Florida puede anular las órdenes de emergencia del gobernador.

“Considero que es necesario que el estado de Florida mejore su restauración y recuperación rápida y ordenada de la emergencia de la COVID-19 adelantándose y suspendiendo todas las restricciones de emergencia locales restantes para individuos y empresas y para devolver la vida cotidiana a la normalidad en todo el estado“, se lee en la orden.

En medio de la disminución de la demanda de vacunas, el Dr. Raúl Pino, el funcionario de salud estatal local, dijo que el condado podría tener dificultades para llegar al 78% de las personas con inmunidad al virus, que se cree que es el nivel necesario para la inmunidad colectiva.

“Será difícil, que podemos llegar allí”, dijo Pino.

Hasta ahora, más del 44% de las personas elegibles en el condado han recibido al menos una dosis de vacuna.

Esta semana, el Condado de Orange ofrecerá los sitios de vacunación COVID-19 sin cita previa el martes en cuatro centros recreativos del Orlando Magic.

El horario es de 9 a.m. a 7 p.m. martes a jueves y de 9 a.m. a 5 p.m. viernes a domingo en las siguientes ubicaciones:

  • Goldenrod Park Recreation Center gymnasium, 4863 N Goldenrod Road, Winter Park

  • Meadow Woods Recreation Center, 1751 Rhode Island Woods Circle, Orlando;

  • South Econ Recreation Center, 3850 S. Econlockhatchee Trail, Orlando

  • West Orange Recreation Center, 309 S.W. Crown Point Road, Winter Garden.

Demings dijo que no se necesitan citas en los sitios, que pueden administrar hasta 1,000 vacunas de la vacuna Pfizer diariamente.

Las personas que deseen vacunarse pueden preinscribirse para recibir una inyección en línea en ocfl.net/vaccine para ahorrar tiempo en los sitios.

El Dr. Raúl Pino, funcionario de salud estatal en el condado de Orange, también reveló el lunes que han contado 117 casos de residentes vacunados que dieron positivo al virus al menos dos semanas después de su segunda dosis.

Dijo que no conocía detalles específicos de la gravedad de las reinfecciones, pero ninguna resultó en la muerte. “Las vacunas fueron efectivas en ese sentido”, dijo.

Ninguna de las vacunas COVID-19 afirma ser 100% efectiva para prevenir enfermedades, y ninguna vacuna lo es, dijo Pino.

El CDC advierte en su sitio web que se espera que “un pequeño porcentaje de personas que estén completamente vacunadas y que aún se enfermen, estén hospitalizadas o mueran de COVID-19”, dice el sitio de la autoridad sanitaria. “Al igual que con otras vacunas, se producirán casos sintomáticos de avances en la vacuna, aunque las vacunas estén funcionando como se esperaba”.

*La historia fue publicada en el Orlando Sentinel por los periodistas Steven Hudak y Ryan Gillespie. La traducción al español fue realizada por Ingrid Cotto, reportera de El Sentinel Orlando.