Alberto Fernández viajará a Bolivia para la asunción de Luis Arce y reafirma los lazos con Evo Morales

Jaime Rosemberg
·3  min de lectura

Tras más de ocho meses de restricciones y sin viajes al exterior derivados por la pandemia de coronavirus, el presidente Alberto Fernández viajará el sábado próximo a La Paz, Bolivia, para la asunción de Luis Arce como nuevo presidente de ese país.

La presencia de Fernández en el festejo del regreso al poder del Movimiento al Socialismo (MAS) reafirma los lazos del Gobierno con el partido fundado por Evo Morales, el expresidente boliviano que vivió en Buenos Aires luego de ser desalojado del poder, hace poco más de un año. El acto de asunción de Arce será el domingo.

"Este viaje tiene sabor a triunfo, bancamos a Evo en las malas. Y de reivindicación, porque no hubo fraude en las elecciones como dijo la OEA", resumió un funcionario argentina al tanto de los preparativos. En el Gobierno aún recuerdan aquel escándalo en las elecciones del 20 de octubre de 2019 que derivó en la caída del gobierno de Morales y la asunción de la titular de la Cámara de Diputados, Jeannine Añez, cuyo mandato provisional culminará el domingo que viene. Fernández, que nunca reconoció a Añez como presidenta-cosa que sí hizo su antecesor Mauricio Macri-ve en Arce un nuevo "socio" en la región, que salvo México tiene gobiernos de centroderecha.

Desde la Cancillería desmintieron que Fernández y Evo Morales viajen juntos a la asunción de Arce. Y precisaron que el expresidente boliviano viajará desde Buenos Aires hacia Jujuy "un día después" de la asunción de su exministro de Economía como presidente de Bolivia.

En principio, Fernández tiene previsto llegar a La Paz junto al canciller Felipe Solá, el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; el vocero Juan Pablo Biondi, y el diputado nacional Eduardo Valdés. Más allá del simbolismo de la foto con Arce-y posiblemente también un encuentro adicional con Morales- el Presidente aprovechará el almuerzo de mandatarios (previsto para el domingo) para conversar con el flamante mandatario sobre algunas prioridades del vínculo bilateral: industrialización del litio, provisión de gas, y el regreso a Celac y el ingreso pleno a Mercosur de Bolivia. Está pendiente aún la designación del nuevo embajador en Bolivia, mientras Evo Morales se ha mostrado cercano al exembajador allí en tiempos del kirchnerismo Ariel Basteiro, actual titular de Astilleros Río Santiago.

El cambio de agenda presidencial incluyó la suspensión de su viaje de mañana a Catamarca, en el que junto al gobernador Raúl Jalil tenía previsto firmar acuerdos de fondos para obras públicas.

Parada en Jujuy

A la vuelta de La Paz, el Presidente hará una parada en La Quiaca, Jujuy, para encontrarse con el gobernador radical Gerardo Morales, uno de los opositores "que gestionan" como suele diferenciar Fernández.

La relación entre ambos es cordial: diputados que responden a Morales apoyaron el Presupuesto 2021 en la reciente votación, y más allá de algunos roces puntuales el Presidente lo considera alguien con quien "es posible conversar", a diferencia de los "halcones" referenciados en el ex presidente Mauricio Macri y la titular de Pro, Patricia Bullrich.