Alberto Fernández viajó a Brasil para reunirse con Lula y relanzar el vínculo bilateral

Alberto Fernández y Lula, hoy, en San Pablo
Alberto Fernández y Lula, hoy, en San Pablo - Créditos: @ESTEBAN COLLAZO

SAN PABLO.– Con la intención de relanzar desde hoy mismo el vínculo con Brasil y de poner “fin a las hostilidades”, Alberto Fernández viajó para saludar en persona a Luiz Inacio Lula da Silva después del triunfo electoral de ayer sobre Jair Bolsonaro. El presidente argentino y la comitiva aterrizaron a las 11.35 en San Pablo y a las 13 llegaron al hotel Intercontinental, donde ayer Lula y la cúpula del Partido de los Trabajadores (PT) esperaron los resultados del ballottage.

“No quería estar ausente hoy, sabiendo los momentos difíciles que le tocaron pasar. Es un día de reivindicación”, dijo Alberto Fernández tras haber estado reunido durante dos horas con el presidente electo. Improvisó una conferencia de prensa en uno de los pasillos del hotel.

“Pudimos hablar más del futuro que del pasado. Con Lula compartimos una misma mirada. Hablamos sobre la necesidad de que la democracia se consolide en todo el continente y de que los procesos electorales sean debidamente respetados. Me confirmó que vendrá a la Argentina antes de asumir. Cuando a Brasil le va bien, le va bien a la Argentina”, agregó el mandatario. Su mensaje sobre los procesos electorales se da en medio de tironeos internos en el Frente de Todos por la eventual suspensión de las elecciones primarias (PASO), una medida por la que presionan Cristina Kirchner y Sergio Massa.

Los primeros en llegar al hotel fueron el embajador Daniel Scioli y el ministro del interior, Eduardo De Pedro, quien confirmó a LN+ que hubo un intercambio entre Cristina Kirchner y Lula después de confirmarse el triunfo. Lula y Fernández estuvieron reunidos en un salón del primer piso del hotel. “Tenemos un futuro que nos abraza y nos convoca. Te felicito, presidente”, le dijo Fernández al brasileño, antes de fundirse en un cálido abrazo.

El Gobierno se entusiasma con una “integración total” con Brasil y presentó un ambicioso proyecto

Lula estuvo acompañado por momentos de su esposa, Janja. Ya había estado antes en el hotel con el expresidente de Uruguay José Pepe Mujica, que había acompañado al líder del PT en la caminata de la victoria en el centro de San Pablo, el sábado pasado.

Para Alberto Fernández fue la primera vez que viaja a Brasil desde que asumió, en 2019, y no lo hizo en una visita oficial de Estado. El Presidente nunca concretó una reunión bilateral con Bolsonaro, con quien mantuvo fuertes desencuentros. Bolsonaro y Alberto Fernández habían mantenido un breve diálogo durante la cumbre de las Américas , en Los Ángeles, en junio pasado, donde los mandatarios hablaron sobre la situación energética.

Alberto Fernández y Lula, en San Pablo
Alberto Fernández y Lula, en San Pablo - Créditos: @ESTEBAN COLLAZO

Los detalles de la reunión entre Lula y Fernández fueron coordinados por Scioli y Celso Amorim, excanciller brasileño y asesor internacional del exmandatario. Scioli, que ha mantenido buenos vínculos con el gobierno bolsonarista, le entregó hace unas semanas una hoja de ruta de un plan de integración a Amorim, quien podría volver a tener un rol de peso en el Planalto.

Hace dos semanas, Amorim respaldó un eventual ingreso de la Argentina al grupo Brics, que integran Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica. “Es bueno tener un equilibrio dentro de los Brics, tener un papel más grande para América Latina. Creo que la eventual inclusión de Argentina sería positiva”, dijo.

La diputada del PT Gleisi Hoffmann, de la mesa chica de Lula, señaló que el triunfo de Lula es un alivio para el relacionamiento de Brasil con los demás países. Y que, en ese marco, la integración con América Latina es esencial.

Fuentes diplomáticas argentinas señalaron que la visita de Alberto generó un desafío logístico, dado que no se trata oficialmente de una visita de Estado, que requiere ciertas pautas de la Cancillería brasileña. Al principio, agregaron las fuentes, Itamaraty estuvo más rígido, pero luego hizo algunas concesiones, como ocuparse del operativo de seguridad. Por ejemplo, añadieron las fuentes, la contratación de autos blindados para la comitiva estuvo a cargo de la embajada en Brasília y el consulado en San Pablo.

El Presidente viajó acompañado por el ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Santiago Cafiero; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra; la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti; y los diputados nacionales Eduardo Valdes y Carlos Heller.