Alberto Fernández trabaja para el día después y Cristina se prepara para hacer concesiones

·4  min de lectura
Alberto Fernández y Cristina Kirchner no atraviesan por el mejor momento de su relación política.
Fabián Marelli

Él piensa en el día después. Ella proyecta el futuro de la coalición y analiza prerrogativas hasta ahora prohibidas en su manual de conducción. Pese a las diferencias y la inocultable frialdad en su relación, Alberto Fernández y Cristina Kirchner coinciden en una cuestión: la probable derrota en esta elección actuará como un catalizador para las decisiones que se impondrán en las próximas horas.

Dónde voto 2021: cómo consultar el padrón electoral y obtener el número de mesa y orden del domingo

El Presidente aún garabatea en una hoja cómo será la convocatoria que planea realizar tras los comicios. “Alberto va a tener que buscar vectores de iniciativa política”, resumió en la víspera de las elecciones legislativas uno de los funcionarios más influyentes del gobierno nacional.

Según confiaron a LA NACION desde el entorno del jefe del Estado, Fernández trabaja en los detalles de la presentación que primero validará con sus socios del Frente de Todos, Cristina Kichner, Sergio Massa, Máximo Kirchner y Axel Kicillof. “Lo estamos escribiendo”, describió un hombre con acceso al despacho presidencial. Una vez que supere esa instancia, se trasladará a los gobernadores.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner en el acto de cierre de campaña en Merlo.
Alberto Fernández y Cristina Kirchner en el acto de cierre de campaña en Merlo.


Alberto Fernández y Cristina Kirchner en el acto de cierre de campaña en Merlo.

Aquellos que lo acompañan en la gestión diaria asumen que el peso de los problemas económicos y la crisis política que el Presidente tuvo que atravesar le dejaron pocas alternativas. “A Alberto se le angostó mucho el camino y solo puede ir para adelante. No hay otra salida”, resumieron desde su círculo de confianza. Aún en un escenario de debilidad como se encuentra, la clave es recuperar la agenda.

Los tres escenarios posibles en la decisiva provincia de Buenos Aires

La primera acción concreta es el acto del 17. Ese día el Presidente buscará mostrar una Plaza de Mayo llena para dar una señal de “unidad”. Si bien hasta el momento anunciaron su participación la reunificada CGT y los movimientos sociales, la convocatoria será mucho más amplia. Se espera la participación de La Cámpora y los intendentes del conurbano, entre otros.

El jefe del Estado hará una convocatoria al diálogo político donde planteará los próximos ejes de trabajo para los dos años de gestión que asoman en el horizonte. Entre los temas que pule por estas horas el mandatario se destacan asuntos relacionados con la infraestructura, empleo y educación.

Alberto Fernández en el cierre de campaña del Frente de Todos
FDT


Alberto Fernández en el cierre de campaña del Frente de Todos (FDT/)

En principio podría hacerla el lunes, como le recomendaron alguno de sus incondicionales, como el canciller Santiago Cafiero. La otra opción es el mismo miércoles. ¿Hablará este domingo en el búnker como el 12 de septiembre? Es posible. Pero no ensayará un mensaje para la sociedad. “Le hablará al Frente de Todos, a la política”, adelantó un hombre de su máxima confianza. La definición se tomará una vez que se conozca el peso de la derrota.

Una caída por igual o menor porcentaje aceleraría el proceso. Las dudas se acrecientan ante la hipótesis de una distancia más pronunciada de Juntos por el Cambio. Aquellos que lo visitan a diario aseguran que Fernández volvió con más energía de la última gira por Europa. El terremoto electoral de las PASO, que derivó en una crisis política, quedó atrás. “Ya se pagó la factura de la elección”, observaron fuentes oficiales.

Efecto Cristina

Mientras el Presidente define cómo encarará la segunda fase de la gestión, Cristina Kirchner planifica la supervivencia de una coalición desgastada y atravesada por las intrigas. Al igual que Fernández, la expresidenta coincide en que llegó el tiempo de generar un acuerdo con la oposición, al menos con los que tienen responsabilidades ejecutivas. Es decir, los mandatarios provinciales, entre ellos el porteño Horacio Rodríguez Larreta.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner en el cierre de campaña del Frente de Todos en Merlo
Fabián Marelli


Cristina Kirchner en el cierre de campaña del Frente de Todos en Merlo (Fabián Marelli/)

Pero al mismo tiempo prepara el terreno para evitar fugas anticipadas. La zanahoria que plantó es que habilitaría la competencia en 2023. Algunos hablan de una gran PASO con todos adentro. Sin un candidato “natural o impuesto” una primaria podría potenciar la oferta, explicaron desde el oficialismo. Una competencia a cielo abierto que incluya a todos los actores protagónicos del Frente, más los gobernadores.

El Frente de Todos, entre la desconfianza y la incertidumbre por el futuro del Gobierno

El encargado de hacer público el plan fue Andrés Larroque. El secretario general de La Cámpora y ministro de Axel Kicillof no descartó una PASO para dirimir la interna que viene. Sería la primera vez que “la Jefa”, como le dicen desde la agrupación que lidera su hijo, siempre afecta al dedazo para definir, habilitaría una instancia de este tipo.

Es que una fractura del Frente de Todos sería determinante para el futuro del kirchnerismo. “Es el gobierno de Cristina, ella lo eligió a Alberto. El 15 no hay margen para boludeces. Si se rompe el Frente de Todos todo va a empeorar”, vaticinó un funcionario con diálogo en las cuatro terminales de poder que integran el Frente.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.