Alberto Fernández: "Los sectores más humildes fueron los que más nos ayudaron en la pandemia"

LA NACION
·7  min de lectura

En un anuncio de 3000 viviendas y obras para Avellaneda, Quilmes, Berazategui y Florencio Varela, el presidente Alberto Fernández volvió a enfatizar en la necesidad de que existan "igualdad de condiciones" y recordó el brote de coronavirus en Villa Azul y la forma en que fue administrado, a través de un aislamiento comunitario.

"Todos nos acusaban de cosas terribles, andaban por los diarios diciendo que estábamos creando un gueto como el de Varsovia. A mí lo que más me impresiona es que esos sectores más humildes, más necesitados, fueron los que mejor entendieron el riesgo, los que mejor se cuidaron, los que más nos ayudaron en la tarea de prevenir la propagación de la pandemia", dijo el primer mandatario.

Vacuna rusa: se filtró parte del documento de la Anmat que expone los efectos adversos

"Ninguno de ustedes salió a gritarme 'me están encerrando, me quitan la libertad, esto es un gueto'. Entendieron y ayudaron en la emergencia", les comentó a los vecinos. "Eso lo hicieron los sectores más olvidados de la Argentina, tal vez porque sintieron que en ese momento alguien se estaba ocupando de su salud y les estaba recomendando y pidiendo ayuda para que su salud no se convierta en un estrago sanitario", añadió.

"Yo guardo para con esos barrios una gratitud eterna, porque no sabíamos cómo salir del problema que se nos planteaba y solo nos quedó confiar en ustedes y hacer nuestra parte, que a cada barrio le llegue lo que necesitaba", sostuvo el Presidente.

Villa Azul, entre Avellaneda y Quilmes

También dijo que cuando ocurrió el brote de Covid-19 en Villa Azul se enteró de cómo puede ser la Argentina: "una Argentina donde una calle es de un tipo y otra Argentina que cruzando la calle, es otra". Lo hizo en referencia a la división del barrio, que se encuentra entre Avellaneda -gobernado durante el pico de casos por Jorge Ferraresi, quien dejó su cargo para ser ministro de Hábitat- y Quilmes -donde fue intendente Martiniano Molina, de Cambiemos, desde 2015 hasta 2019, y ahora está gestionado por la camporista Mayra Mendoza-.

"El barrio que gobernábamos nosotros estaba muy preocupado por quienes vivían en ese barrio y se ocupó de darles la dignidad que la gente necesitaba. Entonces generó la infraestructura, también las viviendas, para que dignamente pudieran vivir los que estaban de ese lado de la calle", dijo Fernández, en referencia al sector perteneciente a Avellaneda.

Martín Insaurralde apoyó a Máximo Kirchner y se divide la postura de los intendentes ante La Cámpora

"Del otro lado no se pensó igual. Mi pregunta es ¿cómo se habrá pensado? ¿Habrán pensado que el mercado les iba a resolver el problema? ¿Que ustedes tenían que hacer el mérito suficiente para tener las calles y casas que no tenían? ¿Habrán creído que con el mérito de ustedes alcanzaba? Me lo pregunto desde ese día, ¿cómo puede ser que tan solo una calle muestre dos mundos distintos?", consignó, en referencia con el lado bajo jurisdicción de Quilmes.

Juntos por el Cambio expresó sus dudas sobre la vacuna y los "halcones" le piden a Horacio Rodríguez Larreta que no se la ponga ahora

Entonces, reflexionó: "El mérito sirve si a todos les damos igualdad de condiciones. El Barrio Azul muestra que por mucho esfuerzo que se haga, si el mínimo de condiciones no está dado, entonces el mérito no alcanza. Allí donde la sociedad no puede generar condiciones de igualdad, tiene que estar presente el Estado para generar las condiciones que la sociedad no puede generar".

"Si ser populistas es pensar en el que menos tiene y más necesita, soy populista", dijo el Presidente

En ese mismo sentido, Fernández sostuvo: "Lo decimos sin ruborizarnos, el Estado debe estar presente donde la desigualdad existe para terminar con esa desigualdad. No nos avergüenza decirlo, algunos piensan que porque hablamos de este modo nos volvimos populistas. Si ser populistas es pensar en el que menos tiene y más necesita, soy populista. Pónganme el título que se les dé la gana, pero yo sigo preocupado por esa gente".

El primer mandatario aseguró que para él "el Barrio Azul es una formidable inspiración" en su gobierno: "Me inspira permanentemente, no quiero más dos Barrios Azules, quiero uno. No quiero más dividir la suerte de los argentinos según el gobernante que les toque, quiero que todos tengan las mismas posibilidades de acceder a lo que deban acceder para poder desarrollarse y tengo la enorme suerte de tener compañeros gobernadores, intendentes, ministros y ministras que piensan exactamente igual que yo, por lo cual la tarea es mucho más simple".

Vacuna rusa: Expectativas y dudas en la comunidad médica a un día del comienzo de la campaña

Fernández agradeció a los vecinos de dicho barrio "por el ejemplo de vida que les dieron a los argentinos cuando todos apostaban a que no eran capaces de hacerlo" y añadió: "Para con cada hombre y cada mujer que vive en el Barrio Azul, eterna gratitud. Como eterna gratitud para cada habitante de la Argentina que vive en barrios necesitados y tuvo la actitud de acompañarnos silenciosamente a sobrellevar el tema".

Además, contó que cuando visita los merenderos y las ollas populares reflexiona que "se hacen en la casa de un vecino que carece igual que todos, pero que sabe de qué se trata la solidaridad", entonces afirmó: "Yo amo a ese pueblo argentino, lo amo, lo admiro y cuando en la Argentina dicen 'el problema de la Argentina es que viven argentinos', gracias que existan esos argentinos, gracias a Dios que existen".

"Siento que estamos cumpliendo con nuestra ética", expresó el primer mandatario

Fernández habló sobre la labor inicial que le asignó a Ferraresi cuando asumió en el Ministerio de Hábitat en lugar de María Eugenia Bielsa. "Le dije 'tu primer tarea es hacer lo que hiciste en Avellaneda del lado de Quilmes' y que nadie sienta que su vida es distinta solo porque hay una calle que divide una jurisdicción de la otra. Son todos argentinos y argentinas y ese es el símbolo de la Argentina que quiero, no quiero más una Argentina dividida por una calle donde quedan los necesitados y del otro lado quedan los que tienen".

Sin vacaciones: la Casa Rosada pide a los ministros que no se vayan de la ciudad

A su vez, indicó: "Siento que estamos cumpliendo con nuestra ética. La palabra ética es muy importante porque es lo que nos gobierna, es la ética de no querer la desigualdad, de querer el progreso para todos, de creer que la política sirve para poner a todos en condiciones de crecer. Es por nuestra ética política que estamos haciendo esto, no es la ética de Alberto Fernández, es de todos nosotros, entramos en la política para abrazar a los más necesitados, a los que no tienen voz".

Fernández habló de la "maravillosa epopeya que se llama peronismo"

Fernández recordó la frase de Eva Perón "donde hay una necesidad, hay un derecho" y refirió que hay que "actuar en consecuencia". Entonces, expresó: "Nacimos a la política yendo un 17 de octubre a una Plaza de Mayo a reclamar la libertad de un coronel que les decía a los trabajadores que tenían derechos. Nosotros nunca podemos traicionar esos objetivos que fueron la causa generadora de esta maravillosa epopeya que se llama peronismo, que como la cigarra, la han matado tantas veces y sin embargo está en pie proclamando los mismos principios que lo vio nacer".

Por último, aseguró que "gobernar en una pandemia no tiene nada que ver con gobernar en abstracto" y que "todo es desconocido". Además, insistió que el virus "circula entre nosotros" y se refirió a que en la Navidad observó "descuido", por eso llamó "a todos a la reflexión", ya que expresó que "el problema no está superado" en el país, ni en el mundo. "La pandemia nos permite hacer las cosas de otro modo. Revisar lo que se ha hecho y hacer correctamente lo que se haya hecho mal", cerró.