Alberto Fernández: "La reforma judicial no busca que yo ponga jueces amigos"

LA NACION
·2  min de lectura

Pocos minutos antes de que la Corte Suprema definiera el futuro de los camaristas Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli en un fallo clave para el Gobierno, el presidente Alberto Fernández brindó un discurso cargado de mensajes a la Justicia y a la oposición.

Fernández afirmó que "habrá otra normalidad" en el país después de la pandemia del coronavirus. "Una normalidad donde cada uno pueda desarrollarse, donde los argentinos tengamos trabajo y los empresarios inviertan y ganen; una normalidad donde el Estado de derecho se respete", exclamó durante la inauguración de la ampliación del edificio donde funciona el Departamento Judicial Avellaneda-Lanús.

La Corte Suprema puso un límite temporal a los traslados de los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi

En ese marco, el Presidente cuestionó con dureza el accionar de la Justicia durante la gestión de Mauricio Macri y pidió que la Cámara de Diputados trate el proyecto de reforma judicial que impulsa la Casa Rosada, que ya recibió la media sanción del Senado.

"Sigo esperando que la Cámara de Diputados se digne a tratar la reforma que he propuesto para la justicia federal", aseguró.

Y continuó: "Esa reforma no busca que yo ponga jueces amigos ni los traslade de un lado a otro y los ponga como subrogantes del juzgado que me conviene. Busca que tengamos jueces dignos, éticos y técnicamente preparados para que la ciudadanía tenga la justica que se merece".

Durante su discurso, Fernández volvió a apuntar contra Macri por la actuación de la Justicia durante la gestión de Cambiemos. "Los espías entremezclados con los jueces no fue una buena idea y usar jueces para perseguir opositores no fue una buena idea", afirmó. "Eso no es el Estado de Derecho, es el mal uso de las instituciones de un gobierno de turno. Eso nosotros no lo queremos", enfatizó.

Noticia en desarrollo