Alberto Fernández: "El problema de la inseguridad no lo padecen los ricos"

LA NACION
·3  min de lectura
Alberto Fernández: "El problema de la inseguridad no lo padecen los ricos"
Fuente: Archivo

El presidente Alberto Fernández se refirió hoy a la inseguridad que vive la provincia de Buenos Aires y al proyecto oficialista de reforma judicial al inaugurar el Departamento Judicial Avellaneda Lanús. "El problema de la inseguridad no lo padecen los ricos", dijo en un acto para presentar las obras de ampliación del edificio con el objetivo de facilitar el acceso a la justicia de los vecinos de la zona.

Fernández dijo que el viernes pasado estuvo junto al gobernador bonaerense en Lomas de Zamora en un acto donde se informó sobre "la multiplicación de patrulleros" para reforzar la seguridad en la zona.

Luego de destacar que Nación invirtió 38 mil millones de pesos en el área de seguridad para toda la provincia de Buenos Aires, dijo: "El viernes comentaba que el problema de la inseguridad no la padecen los ricos, porque viven en casa custodiadas, llenas de cámaras, en countries con custodia interna ¿Quiénes son los que padecen la inseguridad? Los que más necesitan, los que tiene que ir a la parada del colectivo, al tren, los que están trabajando, esos son los que más la padecen y a ellos debemos darles una respuesta".

Por otra parte, en clara referencia a la oposición y de algunos jueces que apuntan contra el proyecto de reforma judicial del Gobierno, Fernández expresó: "Amo la lógica del Estado de Derecho no quiero creer que no es posible vivir en un Estado de Derecho, ni quiero creer que los pícaros nos ganen".

Así, definió: "El Estado de Derecho es garantizarle al ciudadano que el que delinque va a ser apresado, procesado, juzgado, y condenado, y que una vez que cumple su condena pueda volver a la sociedad y ahí debemos ayudarlo para que se reinserte para que encuentre otra alternativa de desarrollo". En ese sentido, dijo que para que todo eso ocurra "la Justicia debe funcionar y quiere decir que tengamos jueces técnicamente preparados, jueces moralmente probos, y una Justicia rápida".

Además, hizo alusión a las causas en las que estuvieron involucrados funcionarios kirchneristas: "Son tres las condiciones para que el Estado de Derecho funcione, y los años que nos precedieron no son un buen ejemplo. Los espías mezclados con jueces no son un buen ejemplo, eso pasó en el orden federal, no en la provincia de Buenos Aires".

Luego, apuntó, sin nombrarlo, a la gestión del ex presidente Mauricio Macri: "Usar a los jueces para perseguir opositores, no fue una buena idea, presionar a gente para que se arrepienta e involucre a otros en las causas no fue una buena idea, eso no es el Estado de Derecho. Eso es le mal uso de las instituciones de un gobierno de turno, y eso nosotros no lo queremos".

Fernández expresó su deseo de que el proyecto oficialista prospere: "Yo sigo esperando que la Cámara de Diputados se digne a tratar la reforma que he propuesto para la Justicia Federal, que solo busca eso, y acá en la provincia de Buenos Aires busca que tenga herramientas para juzgar al crimen organizado rápidamente". Y destacó que su proyecto "no busca que yo ponga jueces amigos y los traslade de un lugar a otro y los ponga como jueces subrogantes del juzgado que me conviene, busca que tengamos jueces dignos, éticos, moralmente irreprochables".

El jefe de Estado estuvo acompañado por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; el ministro del Interior, Eduardo de Pedro; el intendente local, Jorge Ferraresi, y también se encontraba el intendente de Lanús, Néstor Grindetti.