Alberto Fernández dijo que no va a indultar a los condenados por corrupción, pero le pide a la Justicia revisar las causas

LA NACION
·2  min de lectura

El presidente Alberto Fernández rechazó este miércoles que fuera a dictar indultos para evitar que los condenados por corrupción sean liberados, tal como se reclamó desde sectores del kirchnerismo.

"Hice campaña diciendo que no iba a dar indultos y lo voy a cumplir", contestó el presidente en declaraciones radiales.

"Es una rémora monárquica", argumentó Alberto Fernández.

El pedido de indulto

El exjuez de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni, se había sumado a la embestida que lleva adelante el kirchnerismo contra la Corte Suprema, luego de que el tribunal confirmara la condena a Amado Boudou por quedarse con las acciones de la imprenta de billetes, Ciccone Calcográfica.

En ese contexto, Zaffaroni mostró a favor de indultar a los condenados por delitos de corrupción, a quienes definió como "presos políticos". "La figura que hoy existe es el indulto. Sin el indulto van a seguir los presos políticos. El indulto es un acto de Gobierno que existe en todas las constituciones", sostuvo.

Pero la idea del indulto abrió una grieta en el cristinismo. El senador Oscar Parrilli, de máxima confianza de Cristina Kirchner, criticó la idea de Zaffaroni. "Indultar es reconocer que Boudou fue bien condenado y esta es una condena absolutamente irregular", argumentó. "El fallo de Boudou tiene que ser revisado", insistió Parrilli en declaraciones radiales.

Pandemia: la provincia que más se benefició con el cierre de fronteras vivió un boom en el fin de año

En la misma línea que Parrilli, Fernández argumentó ayer que "para que haya indultos tiene que haber alguien condenado". "El indulto es un perdón, y cuando la Justicia actúa, no tengo por qué indultar. Yo le pido a la Justicia que revise lo que pasó en estos cuatro años porque hay cosas que no están bien", insistió, en el marco de la presión kirchnerista por frenar las causas de corrupción.

Las afirmaciones de Parrilli y Zaffaroni forman parte de la presión kirchnerista contra la Corte Suprema, que incluyeron la idea de crear un tribunal superior que le quite facultades.

Desde la oposición, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió,enfrentó la embestida judicial. Carrió, junto al presidente del partido, Maximiliano Ferraro y el titular del bloque de diputados nacionales, Juan Manuel López, afirmaron hoy que "lasdeclaraciones del exjuez Eugenio Zaffaroni, en reclamo del indulto presidencial para delitos de corrupción, y de Aníbal Fernández, en las que pide limitar el control de constitucionalidad, representan un nuevo ataque al orden constitucional".