Alberto Fernández envía un guiño a favor de la embestida de Cristina Kirchner por la Procuración

LA NACION
·1  min de lectura

El presidente Alberto Fernández abrió ayer la puerta para avanzar con la reforma que impulsa el cristinismo, que pretende eliminar la necesidad de contar con dos tercios de los votos para designar a un nuevo procurador general.

Con el argumento de que hay que "hacer más fácil el trámite de la designación de funcionarios", Fernández avaló la embestida cristinista, que enfrentó fuertes críticas de magistrados y fiscales.

Alberto Fernández: "Ahora vamos a poder hacer tarifas selectivas"

El proyecto que impulsa la vicepresidenta plantea dejar atrás la necesidad de contar con dos tercios de los votos para que, en su lugar, se apruebe por mayoría absoluta.

Eso le permitiría al oficialismo desplazar al actual procurador, Eduardo Casal, sin necesidad de contar con votos de la oposición".

Covid-19: Cómo evitar un foco de contagios en la mesa familiar durante las Fiestas

"Hace más de 15 años que no tenemos un defensor del pueblo porque se necesitan dos tercios del Senado para nombrarlo, eso es constitucional, pero lo del Procurador no", sostuvo Fernández, en declaraciones a Radio 10.

Noticia en desarrollo