Alberto Fernández entregó el premio Juana Azurduy a Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, en la previa del 24 de marzo

·3  min de lectura
Alberto Fernández junto a Estela de Carlotto, en la previa del Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, que se conmemorará mañana
Captura Youtube

A un día de cumplirse los 45 años del último golpe de Estado, el presidente Alberto Fernández encabezó desde el Museo del Bicentenario un homenaje a las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo. Allí, las reconoció por el “coraje” de su lucha en defensa de los derechos humanos y les entregó el Premio Juana Azurduy, un reconocimiento único para alrededor de 70 mujeres que se abocaron a pedir justicia por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el gobierno de facto, entre 1976 y 1983.

“Son un modelo a seguir. La sociedad las terminó viendo como un ejemplo, un modelo de conducta, de lucha, de compromiso. Su tarea fue inmensa y reconocida en el mundo entero”, dijo el Presidente sobre las Abuelas y Madres. “Gracias a Dios que nacieron, que existieron. Porque nos subieron la vara muy alta, para hacer una mejor sociedad”, añadió Fernández, quien también destacó la labor de hijos y nietos de desaparecidos, en la previa del Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, que se conmemorará mañana.

24 de marzo: las Fuerzas Armadas forman a sus oficiales con el plan de estudio que reformó Sabina Frederic

“Es la primera vez que firmo algo junto con Cristina [Kirchner], nunca firmamos juntos por las funciones. No saben lo contento que me pone que Cristina y yo le entreguemos [esto] a cada una de ustedes, que tengan este reconocimiento”, contó Fernández. Además, expresó que hay “una sociedad que recuerda y que sabe que en el medio de la tragedia hubo un grupo de mujeres con el coraje que la sociedad no tuvo y que nos permitió ver lo mas cruel y miserable de aquella dictadura”.

El primer mandatario consideró que “no hay justificación admisible” para lo acontecido en el último gobierno de facto en nuestro país y dijo: “Es tan importante mantener viva la memoria y hacer docencia con las nuevas generaciones. Entender que detrás de cada actitud donde se glorifica la muerte se vuelve a abrir la llaga del dolor de una Argentina que muchos padecimos”.

“Hacer docencia” con los jóvenes

La necesidad de “hacer docencia” con aquellos que no vivieron los años de dictadura fue uno de los preceptos sobre el que Fernández puntualizó durante su alocución. Lo vinculó, incluso, a la polémica que se dio durante la marcha opositora #27F, cuando integrantes de Jóvenes Republicanos colgaron bolsas mortuorias con nombres en las rejas de la Casa Rosada, para protestar por las vacunas VIP. Dijo que fue “una locura” y destacó la “generosidad” con la que la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, habló sobre ellos.

Soterramiento del Sarmiento: llegaron las evidencias desde Brasil sobre las coimas que involucran a Julio De Vido y “Corcho” Rodríguez

“Me pregunto si no tendremos que seguir haciendo docencia, porque muchos jóvenes no entienden, porque van 45 años de ese Golpe terrible y muchos años de democracia. Han nacido en democracia y no entienden la violencia perversa de aquella dictadura”, expresó el Presidente y añadió, en esa línea: “Hay que aprovechar este encuentro para explicarle a los más jóvenes, a los que tuvieron la suerte de haber nacido y crecido en democracia, que hubo un tiempo de la Argentina donde la democracia no existía y los atropellos fueron tremendos. No fueron solo a la ideología, sino que se llevaron la vida de gente inocente que pagaba con su vida el solo hecho de pensar”.

Fernández compartió el acto, que comenzó cerca del mediodía, con referentes de los organismos de derechos humanos como Estela de Carlotto, Taty Almeida y Lita Boitano. Además, había madres y abuelas conectadas vía Zoom.