Cuando Alberto Fernández elogiaba a los jueces que nombró Macri en la Corte

·4  min de lectura
Alberto Fernández, en abril de 2016, en la TV Pública: cuando elogiaba a Rosatti y Rosenkrantz
Alberto Fernández, en abril de 2016, en la TV Pública: cuando elogiaba a Rosatti y Rosenkrantz

Podría ser un debate entre antagonistas irreconciliables, pero es la misma persona bajo el efecto de seis años de historia y de adaptaciones políticas. Alberto Fernández opinaba públicamente en 2016 que los candidatos que propuso Mauricio Macri para la Corte Suprema eran “jueces probos” cuya “integridad moral y técnica” está fuera de duda. Ayer, desde el sitial de presidente de la Nación, acusa a esos mismos juristas, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, de haber sido el origen de una “degradación” de la credibilidad del máximo tribunal.

Decía también en aquellos tiempos iniciales del gobierno de Cambiemos -él era operador político de Sergio Massa- que la Corte tenía que mantenerse en cinco miembros, que las propuestas de ampliación del número de jueces y la división en salas era “una fantasía en parte impulsada por una idea teórica de (Eugenio) Zaffaroni”. Y añadió, en una entrevista con la Televisión Pública: “No es así la lógica constitucional. La Corte debe tener cinco miembros, debe funcionar con cinco miembros y deben ser miembros tan probos como los que están y tan probos como los que está proponiendo Macri”.

El lunes, en diálogo con AM750, acusó a la Corte (cuyos cuatro miembros actuales estaban incluidos en sus elogios de 2016) de tener “un grave problema de funcionamiento” y consideró que se “impone revisar sus mecanismos de trabajo, número de integrantes y división de tareas”.

Incluso puso en duda la capacidad técnica de Rosatti, Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti a raíz del fallo que derogó la reforma del Consejo de la Magistratura sancionada en 2006. “Un alumno de primer año sabe que una ley que ha sido derogada no puede nunca recuperar su utilidad por una sentencia. Necesita otra ley que la vuelva a poner en vigencia. Aquí la Corte hizo eso, dijo: ‘Declaro inconstitucional esta ley y por lo tanto dejo vigente la que el mismo Congreso derogó'. Es asombroso”.

La ofensiva política que encabeza contra los jueces de la Corte se intensificó al calor de fallos que incomodaron al Gobierno, como el que le dio la razón al jefe porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en la discusión sobre las clases presenciales el año pasado o algunas decisiones vinculadas a la corrupción en la anterior administración kirchnerista. El viceministro de Justicia, Juan Martín Mena, blanqueó ayer el apoyo a una movilización convocada por el kirchnerismo duro para pedir “que se vayan” los cuatro integrantes actuales del tribunal.

Miembros de la Corte Suprema llegando a Tribunales.Horacio Rosatti
Enrique García Medina


El presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti (Enrique García Medina/)

Pero en 2016, ante un grupo de periodistas en el programa La quinta pata, Fernández se presentaba como un férreo defensor de una Corte que era casi idéntica a la actual. Ante una pregunta sobre qué rescataba del gobierno de Macri, dijo: “Me parece que mandó a la Corte Suprema a dos jueces que nadie puede cuestionar su integridad moral y su integridad técnica”.

Sobre la composición del tribunal insistió: “Está mal pedir más miembros. La Corte es una institución del país. Nació con cinco miembros. Cristina tuvo el mérito de volver a cinco miembros para no se juegue con el número de los jueces para tener jueces adictos”. Consideró que Elena Highton -que se retiró el año pasado- era “una extraordinaria jueza”. Y, pese a que le hubiera gustado que hubiera mayor diversidad, enfatizó que Rosatti y Rosenkrantz “no son mujeres pero son muy buenos jueces”.

En aquel momento los pliegos estaban en debate en el Senado. Ya había ocurrido aquello que hoy Fernández considera el inicio de la degradación del tribunal: el nombramiento en comisión de ambos, por decreto presidencial.

“Reproches” a Cristina

En la misma entrevista en que expuso su visión sobre la Corte Suprema también se despachó con otros comentarios que contradicen su presente. Sobre todo vinculados a su relación con Cristina Kirchner y a su mirada respecto del gobierno que acababa de terminar.

“No tengo mucho para decirle a Cristina. Básicamente yo tengo muchísimos reproches para Cristina”, dijo entonces. Pasó luego a un cuestionamiento general de la gestión: “No veo ninguna autocrítica de por qué se ocultó la inflación, de por qué un ministro de Economía me dijo que medir los pobres era estigmatizarlos cuando en realidad era invisibilizarlos para que nadie se ocupe de ellos. Nunca nadie me dio una explicación de cómo era que un gobierno se ocupaba de los que menos tienen y permitía que un proceso inflacionario que carcomía los ingresos de los que menos tienen. Nadie me dio una explicación de (Amado) Boudou, de (César) Milani, del energúmeno de (Guillermo) Moreno. Nadie me dio una explicación por Alberto Nisman”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.