Alberto Fernández desafía al cristinismo, respalda a Martín Guzmán y sostiene la salida de Federico Basualdo

Jaime Rosemberg
·2  min de lectura
Alberto Fernández y Martín Guzmán
Fabián Marelli / LA NACION

El presidente Alberto Fernández y Martín Guzmán chatearon varias veces en un fin de semana plagado de rumores y versiones sobre el alejamiento del ministro de Economía, desautorizado luego de pedir –y no obtener– la renuncia inmediata del subsecretario de Energía, Federico Basualdo, quien desobedeció su orden de avanzar con una suba escalonada de tarifas de servicios públicos.

“Terminó la novela. El Presidente es Alberto y Guzmán se queda”, afirmaron a LA NACION fuentes cercanas al primer mandatario. Basualdo, cercano a la vicepresidenta Cristina Kirchner y su Instituto Patria, tiene las horas contadas en el Gobierno, aseguraron las fuentes de trato permanente con el Presidente.

El presidente Alberto Fernandez encabeza, en el Museo del Bicentenario de Casa Rosada, un acto donde se anunciaran beneficios para el sector automotriz
Martín Guzmán
COVID_19                                       
  FOTO: RICARDO PRISTUPLUK
Ricardo Pristupluk


El presidente Alberto Fernandez encabeza, en el Museo del Bicentenario de Casa Rosada, un acto donde se anunciaran beneficios para el sector automotriz Martín Guzmán COVID_19 FOTO: RICARDO PRISTUPLUK (Ricardo Pristupluk/)

“Se esperará un tiempo, pero Basualdo se va. Es un funcionario que no funciona”, ironizaron cerca del Presidente, apelando al léxico cristinista. Guzmán le había pedido a Basualdo un estudio de segmentación de tarifas, que el funcionario no entregó a tiempo, coincidiendo con las críticas de La Cámpora a los aumentos de tarifas escalonadas en pleno año electoral y comentarios en “off” del cristinismo duro sobre un solo aumento, del 8 por ciento, que finalmente fue el que se materializó. Guzmán se enojó por el desplante y desde su entorno hicieron correr la versión de su renuncia.

Ahora, cerca del Presidente aseguran que el ministro de Economía está firme, y que si efectivamente Fernández encabeza su proyectada gira por Europa para buscar apoyo en su negociación con el FMI (esto es, si la situación sanitaria lo permite), Guzmán formará parte de la comitiva oficial.

La batalla final por el rumbo económico

También relativizan los reclamos por un mayor gasto social y subsidios que surgen cerca de la vicepresidenta. “Ellos (por el Instituto Patria) piden de todo pero perdieron las elecciones y cuando fueron gobierno lo volcaron. Y todavía tienen que explicar a Ricardo Jaime, Julio de Vido, Amado Boudou y siguen las firmas... que se dejen de joder que solos no llegan ni a la esquina. No tienen ni un vocal de club de barrio competitivo que pueda ganar. Nos necesitan y necesitamos el espacio entre todos”, desafiaron fuentes gubernamentales identificadas con el Presidente.

Mientras tanto, cerca del ministro dan crédito a las versiones sobre su enojo con Basualdo y la presentación informal de su renuncia, pero aseguran que “no hay novedades” sobre su salida del gabinete. Confían en que su caso no será similar al de María Eugenia Bielsa, Marcela Losardo o Ginés González García, que salieron del gabinete luego de ser blanco de críticas de leales a la expresidenta.

El Presidente, que hoy estuvo en la quinta de Olivos, tomará juramento mañana a las 12.30 en Casa Rosada al nuevo ministro de Transporte, Alexis Guerrera, quien ocupará el lugar de Mario Meoni, fallecido en un accidente automovilístico hace diez días.