Alberto Fernández, sobre Cristina Kirchner: "Nada va a quebrar mi amistad con ella"

LA NACION
·7  min de lectura

Un día después del acto en el que el Frente de Todos mostró unidad, el presidente Alberto Fernández lo consideró "una maravilla de idea" del gobernador Axel Kicillof, dijo que "cualquiera podría haber firmado el discurso del otro" y también dio definiciones en cuanto a cómo se encuentra su relación con la vicepresidenta Cristina Kirchner. "Nada va a quebrar mi amistad con ella, ni Cristina, que no ocurre, estoy diciendo solo la firmeza de mi posición", aclaró, para Radio El Destape.

"Es para terminar con lo que intentan instalar, porque ocurre que si hablo con Cristina dicen 'es un títere de Cristina' y si no hablo, 'hay una crisis institucional, están peleados'. No sé qué quieren", dijo Fernández, quien sostuvo: "Con Cristina hablamos cuando tenemos que hablar, nos conocemos hace muchos años. Tengo un cariño grande por ella, alguna vez le dije lo que es real, para mí fue feo estar peleado con ella, me sentí mal esos años".

Alberto Fernández reveló el consejo que le dio Cristina Kirchner: "Yo hice lo que me mandaste"

En cuanto al encuentro de ayer en el Estadio Único de La Plata, donde Fernández y Cristina se mostraron en el escenario junto al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; Kicillof, y la vicegobernadora bonaerense, Verónica Magario, Fernández indicó: "Ayer Cristina lo dijo a su modo, yo de otro, lo dije siempre. Ella decía que la unidad fue muy importante, pero que la gente lo votó por el recuerdo de los años que gobernamos. Yo siempre lo decía de otro modo, 'la unidad no es una condición suficiente, sino necesaria para gobernar bien', no basta con la unidad, pero es una condición necesaria para poder gobernar".

Además, dijo que le dio "tranquilidad" que "hubo seis discursos y cualquiera podía firmar el discurso del otro". En ese sentido, insistió: "No hubo planteos disruptivos, cualquiera podía firmar el discurso del otro".

La pobreza durante la pandemia

"Por la pobreza, aún en pandemia, hicimos muchísimo", afirmó Fernández, quien sostuvo que su "mayor preocupación" en la emergencia sanitaria fue que nunca se deje de atender a los más necesitados. "A pesar de que la pandemia nos trajo más pobreza, también es cierto que los que miden la pobreza, la UCA, dice que si el Estado no hubiera estado presente, la pobreza sería 10 puntos más alta y la indigencia, si no hubieran estado los programas para que lleguen comida y recursos a los argentinos, en vez del 10 sería del 27".

"Si hay algo que está demostrado que fracasó en la Argentina fue la mano dura"

Además, fue tajante en su posicionamiento en cuanto a cómo debe llevarse adelante la tarea de las Fuerzas de Seguridad. "Por mí, que hablen de la mano dura que quieran, si hay algo que está demostrado que fracasó en la Argentina fue la mano dura. No sirvió, no se redujo la delincuencia", consideró el mandatario, quien dijo: "Las Fuerzas de Seguridad tienen que darle seguridad a los ciudadanos y eso no implica la violencia institucional, ni el maltrato de los presuntos culpables".

Santiago Cafiero: "Alberto y Cristina van a seguir, los funcionarios estamos de paso"

Como ejemplo, se refirió al velatorio tras la muerte de Diego Maradona, episodio que derivó en un enfrentamiento político entre las administraciones de la Nación y la Ciudad sobre el operativo en las calles. "La Policía Metropolitana empezó a disipar a la gente que quería entrar a verlo a Maradona con balas, gases, palazos. Nosotros tuvimos que soportar la presión sobre la Casa de Gobierno y no hubo una persona rasguñada y pudimos contener a esa multitud, disuadirla para que respeten el orden y cuando salió el coche fúnebre toda esa multitud se disipó sin romper una vidriera. Ahí tenés dos formas de proceder muy distintas", dijo Fernández.

A su vez, expresó: "Nosotros teníamos las personas colgadas en las rejas de la Casa de Gobierno y no tiramos una bala de goma, no tiramos un chorro de agua para bajarlos. Lo único que hicimos fue disuadirlos, hacerlos entender el riesgo que se estaba corriendo y no pasó nada. Yo denuncié la violencia institucional ocurrida en la [Avenida] 9 de julio, lo hablé al secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, y le dije 'hacelo'".

El primer mandatario sostuvo: "Lo que no podemos tolerar es que aquellos a los que le damos un arma para que nos defiendan la terminen usando contra nosotros y, además, tampoco podemos tolerar que en la acción contra un delincuente se violen derechos humanos y garantías individuales, para eso no están las Fuerzas de Seguridad".

En el mismo sentido valoró, también, el homicidio del ciudadano armenio en Retiro, a comienzos de diciembre, cuando le intentaron robar su bicicleta. "Un chico de 15 años comete un acto gravísimo como matar a una persona armenia y vuelven a poner en discusión la edad de imputabilidad, pero no cuentan que los delitos cometidos por menores representan menos del 5% de los delitos que se cometen, entonces el problema no son los menores. Hay que hablarlo con mucha seriedad", pidió.

La "discrecionalidad" de la Corte Suprema

Durante la entrevista, y como ya lo hizo en otras oportunidades, insistió en que es "insostenible" que la Corte Suprema de Justicia de la Nación "tenga la discrecionalidad para resolver en qué casos intervenir y en qué casos no". Tal como refirió ayer durante el acto en la Provincia, dijo: "Que la Corte Suprema haya dictado un per saltum declarando gravedad institucional por el traslado de dos jueces y no vea eso en la condena de un vicepresidente... No entiendo con qué criterio actúa la Corte, no lo entiendo, y cuando pido que me lo expliquen no lo explican porque no tiene explicación, ahí asoma mi veta racional y me empiezo a indignar".

Patricia Bullrich: "El ataque del Presidente a Cornejo me pareció algo absolutamente fuera de lugar"

También, sostuvo que las conclusiones emitidas por la comisión de juristas permitirán "llevar una serie de proyectos al Congreso para corregir los problemas de la Justicia, que son muchos", pero evitó referirse puntualmente al pedido de una "Navidad sin presos políticos",sobre el que había sido consultado y que movilizó a organizaciones hacia el Palacio de Tribunales el lunes pasado.

"Me siento parado hablando a los gritos y enfrente tengo todo el equipo de sonido de una banda metálica"

El Presidente aseguró que cree que "la política es el instrumento ideal para mejorar las cosas y cambiar la realidad" y, en cuanto a ello, puntualizó: "En un tiempo que estamos viviendo desde hace unos años -porque los medios también lo imponen- esta idea del político no político, del que no viene de la política, como si el venir de la política fuera un hecho contaminante. Yo me reivindico como político, reivindico la política, sigo creyendo que es el camino y sigo diciendo que los no políticos nos han dejado unos resultados horribles". Entonces, añadió: "Por eso creo que si soy un político de raza, mejor aún, no soy yo quien debe calificarse así, pero si lo soy, me encanta serlo".

Eduardo Valdés: "Debería haber un cambio de gabinete; creo que Alberto lo está pensando"

También se refirió a la distribución de la información y a cómo se difunden las medidas que toma su Gobierno. "Nuestros instrumentos de comunicación son muy débiles frente a los instrumentos que enfrentamos, me siento parado hablando a los gritos y enfrente tengo todo el equipo de sonido de una banda metálica, es imposible porque hablo y ellos tiene la capacidad de vociferar mil veces superior a la mía, eso está muy claro", dijo.

Como ejemplo, comentó que el Ejecutivo redujo casi a la mitad el costo de la telefonía celular a través de tarjetas, que alcanza al 70% de los usuarios, según detalló, y también comentó que el servicio básico de televisión por cable se redujo entre 20 y 30%. "¿Lo vieron en algún lado? No lo publican. Publican que aumentamos las tarifas para el 30% más pudiente, un 5%, después de un año de congelamiento. Cuidan mucho que no se sepa, cuidan los medios que no se sepa porque se sienten derrotados, tendrían que estar orgullosos", indicó.