Luego de tres meses de distancia y silencio, Alberto Fernández y Cristina Kirchner compartirán un acto de YPF

·3  min de lectura
Alberto Fernandez presentó el resultado del acuerdo con los bonistas, en un acto junto a Cristina Kirchner en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, el 31/08/2020
Fabián Marelli

Tras tres meses de guerra fría, el Presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner compartirán mañana un acto por los 100 años de YPF. Ya pasaron poco más de 90 días desde la última vez que estuvieron cara a cara ante la asamblea Legislativa. Según pudo saber LA NACION, la expresidenta envió mensajes de acercamiento en los últimos días, pese a algunas dudas, el jefe del Estado también confirmó su asistencia.

Desde hace varios días, en Tecnópolis, se movieron los equipos de Presidencia como si ambos fueran a participar del acto. Después de algunas dudas, cerca de la vicepresidenta confirmaron que estará presente. Fernández, en tanto, pese a las preguntas de sus colaboradores, pateó la definición para última hora. El Presidente, según deslizaron desde su entorno, considera que ya cumplió con la conducción de YPF, a cargo de La Cámpora, cuando participó en un acto de la petrolera hace 40 días, día en el que encabezó el lanzamiento del gasoducto Néstor Kirchner. Pero la asistencia de Cristina Kirchner cambió todo el escenario.

Se hunde el acuerdo con el Fondo

Sin trato hace más de 90 días, la preocupación en la Casa Rosada está centralizada en el mensaje y los gestos que podría dar su vice, muy crítica de la gestión económica de Fernández.

Fernández y Cristina Kirchner continúan con sus agendas en paralelo. Mientras el Presidente concentró el día en la reunión con los gobernadores para avanzar con un proyecto de ley que modifique el número de integrantes del máximo tribunal, la vice dijo presente en el debut del jefe de Gabinete, Juan Manzur, en el Senado.

Cristina y Alberto se saludan en la Asamblea Legislativa, el 1° de marzo
AFP


Cristina y Alberto se saludan en la Asamblea Legislativa, el 1° de marzo (AFP/)

La última vez que estuvieron juntos fue el 1 de marzo, en el Congreso. Después de ese día se profundizaron las diferencias y el kirchnerismo duro decidió exponer los cuestionamientos públicamente. El quiebre total llegó con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) . El Presidente definió el voto en contra de Máximo Kirchner y el resto de los legisladores como una acción “desestabilizadora”.

Lo que siguió fue una andanada de críticas que tuvieron como foco principal al ministro de Economía, Martín Guzmán, y al resto del equipo económico. La reacción del Presidente, a la postre, fue determinante: empoderó al titular del Palacio de Hacienda y ató su futuro político a los resultados que logre cosechar en los próximos meses el economista. Además, el mandatario se replegó sobre sus funcionarios incondicionales, como Santiago Cafiero, Vilma Ibarra y Juan Manuel Olmos , para intentar avanzar con una agenda de gobierno sin la vicepresidenta.

La vicepresidenta, según confió uno de sus principales exégetas, plantea tres puntos de diferencia frente al Presidente, todos sobre el abordaje estratégico para resolverlas: recuperación del poder adquisitivo, la lucha contra la inflación y la administración del comercio internacional. En buen romance, bolsillo, precios y dólares.

El Presidente de la Nación, Alberto Fernández y la Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner saludan en la puerta del Congreso Nacional luego de concluida la apertura de la Asamblea Legislativa 2022.
silvana colombo


El Presidente de la Nación, Alberto Fernández y la Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner saludan en la puerta del Congreso Nacional luego de concluida la apertura de la Asamblea Legislativa 2022. (silvana colombo/)

Desde el quiebre total, el kirchnerismo, pero también otros socios como Sergio Massa y los gobernadores peronistas, subieron la presión interna para que el jefe del Estado convoque a una mesa de conducción con las tres principales patas del Frente de Todos.

El Presidente escuchó a todos sus interlocutores, pero decidió que no lo hará: ya tomó la decisión de avanzar sin utilizar más la herramienta del consenso en la toma de decisiones. A pesar de los pedidos para que llame a Cristina Kirchner, no lo hará porque las consecuencias de ese encuentro podrían derivar en la fractura total del Frente de Todos.

Qué hay detrás del operativo desgaste a Martín Guzmán que reactivó una diputada que reporta a Sergio Massa

El último intercambio entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner ocurrió el 11 de abril. Ese día el Presidente se encontraba en el sanatorio Otamendi junto a Francisco, su hijo recién nacido. La expresidenta le envió flores y una tarjeta breve pero cordial. Como contó Clarín, Cristina Kirchner le había escrito: “Felicidades para ambos y buenaventura para Francisco!”. Fernández abrió el teléfono y escribió unas líneas en agradecimiento. No hubo otra respuesta. Todo lo que siguió fue silencio.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.