Alberto Fernández archiva el albertismo: Carlos Zannini será el jefe de los abogados del Estado

Sergio Suppo

Este lunes hubo una reunión con gran importancia simbólica dentro del kirchnerismo. Alberto Fernández fue al departamento de Cristina Kirchner para analizar la conformación de su equipo de gobierno. Se dijo entonces que había señales de "cristinización" de Alberto Fernández. A partir del viaje a México de Fernández, el presidente electo abandonó su moderación de la campaña electoral para girar hacia el discurso que más disfruta la expresidenta.

Paz Rodríguez Niell publicó en LA NACION la posibilidad concreta, no desmentida durante todo el viernes, de que Carlos Zannini, secretario Legal y Técnico durante los doce años del kirchnerismo, pueda ocupar la Procuración del Tesoro. Es un puesto muy estratégico en cualquier esquema de poder; es el responsable de los abogados del Estado. Actualmente, la Procuración tiene dos millones de juicios del Estado o en contra del Estado. Este procurador obraría como defensor del Estado en todos estos juicios, como, por ejemplo, el de YPF o el de la Coparticipación. Y, como reveló Rodríguez Niell, planea también hacerse cargo de las querellas nada menos que de la Oficina Anticorrupción.

Zannini estuvo más de 150 días preso, acusado en la causa del Memorándum con Irán, donde también está acusada Cristina Kirchner como firmante de aquel acuerdo para "esclarecer" el atentado a la AMIA. Se lo ve muy poco en Santa Cruz, donde residió durante mucho tiempo y donde su presencia en la vía pública suele ser incómoda, al igual que en la Ciudad de Buenos Aires.

Zannini es claramente una persona de la más íntima confianza de Cristina Kirchner, no solo por su rol en los doce años del kirchnerismo, sino también porque fue elegido como compañero de fórmula de Daniel Scioli en la campaña de 2015. Zannini nunca fue un político popular, sino un hombre clave dentro de la esquema de poder del kirchnerismo.

¿Qué papel clave desempeñará ahora en el gobierno de Alberto? De alguna manera interrumpe la serie de designaciones que han trascendido. Fernández iba a formar un gabinete con allegados, con un equipo de su confianza y con pocas figuras del kirchnerismo. La única figura importante del arco kirchnerista iba a ser Wado de Pedro como ministro del Interior. Pero ahora está Zannini en un cargo clave de la administración, con una relación directa con el Poder Judicial, en el que se están tramitando las causas de corrupción que involucran al kirchnerismo, de Cristina para abajo. Fernández no confirmó ni desmintió la información de Paz Rodríguez Niell en LA NACION.