Alberto Fernández, aislado en Olivos: "Estoy bien, como siempre. No tengo síntomas"

Jaime Rosemberg
·3  min de lectura
Alberto Fernández permanece aislado en la quinta presidencial de Olivos desde ayer, cuando se conoció que Gustavo Beliz tiene coronavirus. Esta mañana dijo a LA NACION que está bien y que no tiene síntomas
Fuente: Archivo

"Recién termino mi caminata matinal de cinco kilómetros. Estoy bien, como siempre. No tengo ningún síntoma de nada". De buen ánimo, el presidente Alberto Fernández respondió a LA NACION desde la quinta de Olivos sobre su inesperada y nueva situación: aislado luego del contagio de coronavirus del secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, con quien estuvo el fin de semana en su periplo por Bolivia y Jujuy.

"Venía muy bien. Tenía cara de que el dólar había bajado", dijo un alto funcionario que vio al Presidente ayer. Pero eso fue horas antes de recibir la noticia que cambió su rutina y sus planes. "Todo bien, todo igual", afirmó no obstante el Presidente, decidido a tomarse "con calma" la nueva situación, aunque sosteniendo sus actividades como estaba previsto. "Es como cuando empezó la cuarentena", dijo el primer mandatario sobre lo que le espera para los próximos días.

Guiño al FMI: el kirchnerismo sancionará hoy un presupuesto de ajuste en el Senado

El Presidente suspendió el viaje a Catriel, Río Negro (previsto para el viernes) y mudó todas sus reuniones a la quinta de Olivos. Desde temprano se contactó con el vocero Juan Pablo Biondi y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, que se instalaron con él en la quinta presidencial, convertida en un improvisado centro de aislamiento dónde "se cumple con todos los protocolos", según afirman cerca del Presidente. Los tres están en el ala de huéspedes de la residencia.

Monitoreados por la Unidad Médica Presidencial, el Presidente y sus funcionarios delegaron las funciones "presenciales" en el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, que entre otras actividades recibiría hoy por la tarde al intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, designado como nuevo ministro de Hábitat en reemplazo de María Eugenia Bielsa, a quien el Presidente le ofreció la embajada en Unesco, vacante desde el fallecimiento de Fernando "Pino" Solanas. "No se sabe si aceptará", dijeron cerca del Presidente.

Durante la mañana, y a través de sus voceros, el Presidente valoró como "un paso más, y muy importante, en favor de la construcción de una Argentina más federal" la ley del Programa "Gabinete Federal", aprobada por la Cámara de Diputados, que crea capitales alternas en 24 ciudades de todo el país.

Quiénes ganan con las ojeras de Alberto Fernández

Vía WhatsApp, Cafiero tiene previsto repasar las novedades con el Presidente durante la jornada, dijeron fuentes oficiales. El ministro del Interior, Eduardo De Pedro, está también aislado en su domicilio pero "sigue con su agenda", expresaron cerca suyo.

Desde la quinta de Olivos y la Casa Rosada repitieron que el contagio de Beliz no tuvo que ver con la cena, sin barbijos ni distancia social, que Fernández y varios de sus ministros sostuvieron el domingo por la noche, en La Quiaca, con el ex presidente boliviano Evo Morales. "No tiene nada que ver con el viaje a Bolivia", dijo anoche el diputado Eduardo Valdés, uno de los miembros de aquella comitiva. "Gustavo el martes empieza a sentir los síntomas y el miércoles le dio positivo de coronavirus junto a su hija, que hace dos días empezó a sentirse mal", añadió el diputado, quien en una entrevista con radio Rivadavia contó detalles de aquella cena con el Presidente. "Esa foto era de emoción, eran dos número uno de la política, y los que estábamos ahí no pensamos que no estábamos cumpliendo", justificó el diputado.