Albert Marquès lleva la voz del condenado a muerte al Congreso Mundial abolicionista

Berlín, 18 nov (EFE).- La voz de un condenado a la pena capital, Keith LaMar, a la espera de su ejecución en una cárcel de Ohio desde hace casi treinta años, llegó al Congreso Mundial contra la Pena de Muerte en Berlín a través del jazz de Albert Marquès, artista español en lucha por su abolición.

Al piano y desde el Ayuntamiento de Berlín, Marquès conectó por teléfono en directo -una experiencia que ha repetido en público en los últimos dos años- con LaMar, cuya ejecución está programada para el 16 de noviembre de 2023.

A LaMar se le condenó a la pena capital por la muerte de cinco presos en un motín ocurrido en 1993, en una prisión donde cumplía condena por un delito de sangre anterior. Asumió su culpabilidad en ese crimen, pero se declara inocente del que le llevó al corredor de la muerte.

Marquès, de 35 años, nacido en Granollers y residente en Nueva York desde 2011, interpretó en la capital alemana su "Freedom First", el disco que adopta el jazz de John Coltrane -"la música que devolvió a la vida a LaMar", según el pianista- mientras el condenado recita sus poemas escritos desde su corredor de la muerte.

"Todo empezó hace dos años", recuerda Marquès, en un encuentro con medios españoles, previo a la ceremonia. Estaba ya por entonces implicado en el movimiento "Black Lives Matter", surgido tras el impacto por el asesinato de George Floyd a manos de un policía blanco.

Un vecino del pianista, Brian Jackson, le habló de LaMar, un afroamericano, como la mayoría de los que esperan en un corredor de la muerte de Estados Unidos. De ahí pasó a organizar un concierto al aire libre en Brooklyn, con 25 músicos, donde se escuchó la voz de LaMar, grabada y transmitida por megafonía.

A esa experiencia siguieron una secuencia de llamadas que con el tiempo se han convertido en diarias. "Es mi mejor amigo. Hablamos casi todos los días, cuando ello es posible. A Keith eso le ha dado vida. Por primera vez ha podido luchar por su inocencia", añade Marquès.

Coltrane es el referente musical y vital de LaMar, que a su vez se ha convertido en un compromiso personal del artista. En todo el mundo hay 28.500 personas en un corredor de la muerte, según cifras del Congreso.

"Estados Unidos es un país de países, absolutamente federal. Cada estado aplica o no la pena de muerte a su criterio. Y finalmente la ejecución puede depender de que la firme o no el gobernador", explica Marquès. Ohio es uno de los estados donde sí se dictan penas capitales -el más duro de los cuales es Texas, mientras que otros se orientan hacia la abolición o no aplican la pena capital.

La intervención de Marquès cerró un congreso en que las máximas alertas se orientaron hacia regímenes autoritarios. Irán es el país que más penas de muerte ejecuta per capita, donde más se han acelerado estas condenas -de las 331 de 2021 se pasó a 448 solo en los diez primeros meses de 2022- y donde además rige la absoluta falta de transparencia, ya que no hay ni datos oficiales fidedignos, según las ONG.

De Estados Unidos destacó el Ensemble contre la Peine de Mort (ECPM), la ONG organizadora del congreso junto al Ministerio alemán de Asuntos Exteriores, los "avances en la dirección correcta" de los estados donde dejaron de dictarse penas capitales. También se destacó la "tendencia positiva" de países africanos, como Zambia y Sierra Leona, donde se impulsan proyectos de ley para una moratoria o abolición.

Una moratoria a las ejecuciones es, a juicio del ECPM, un objetivo realista; la abolición sería más que utópico mientras en potencias como China o Estados Unidos se sigue ejecutando la pena de muerte.

"La abolición es una perspectiva muy europea. En Estados Unidos ni siquiera hay un debate acerca de ese horizonte", reconoció Marquès. A su visita a Berlín seguirán los conciertos que tiene previsto llevar a España la voz de LaMar. El primero será el 2 de febrero en Barcelona, a lo que seguirá otro en Madrid, el 24 de ese mismo mes.

Durante la última jornada de congreso se ha recordado que, mientras este se celebraba, han continuado las ejecuciones en muchas partes del mundo. Tres personas han sido ejecutadas en EE. UU. y siete en Kuwait.

"Trabajemos para que la pena de muerte sea cosa del pasado pero actualmente es cosa del presente y ha incluso países que utilizan esa herramienta para intimidar a la oposición", dijo en su mensaje de video Volker Türk, de la oficina del comisionado para Derechos Humano de la ONU.

(c) Agencia EFE